Meditando en esta época navideña vemos...
Melissa Ardan Rojas



que el mundo de hoy lamentablemente se hace cada vez mas egoísta. Y no lo es porque yo lo diga o lo constate, no... es que es más cómodo vivir así. Sin embargo nosotros deberíamos decir a los cuatro vientos – que necesitamos más ángeles. Ciertamente existen también “ángeles terrenos”.. que nos dan su apoyo moral o económico “cuando más lo necesitamos”, pero son tan raros, es decir “tan pocos” y nuestro mundo necesita cada vez más... que debemos unirnos y también pensar que no estamos solos en el mundo. Algunos ángeles hacen que a otras personas se les muevan el corazón o las entrañas y actuen de alguna forma y den amparo a los necesitados en el momento oportuno. Más de los que debieran prefieren gastar el dinero en cosas superfluas – no necesarias. Ciertamente cada uno puede gastarse el dinero en lo que le ronque la gana, y más si uno lo ha trabajado. Pero uno se pregunta – puedo vivir en un mundo, donde la muerte nos rodea y es cosa diaria, donde las industrias farmacéuticas juegan con la salud de mucha gente. Donde la comida enferma a miles, debido a antibioticos, a las hormonas, los insecticidas,  que contienen. Hace nada menos de 3 meses murió un hombre en un restaurante, porque se comió una rebanada de carne de cerdo... el hombre tuvo la mala suerte a ser alérgico a los antibioticos y ¡murió al instante! Hace unos dias leí, que la comida puede incluso provocar “demencia”, también pueden provocar en las personas: “dolor de cabeza”, “malestar en general”, “depresiones”... a veces son causados por simples “alergias” causadas por los alimentos. Y a las personas, les tratan sus depresiones con medicamentos, drogas y les terminan aplicando “electrochoques” con la esperanza de mejorar su estado (aunque en realidad nunca ha ayudado a nadie que le dieran  electrochoques, ni drogas, ni lobotomias, ni sueños profundos- todo esto es una violación de los derechos humanos) para luego después de años de tratamientos psiquiatricos, digan... “tenia una alergia a alimentos”. Vaya, esto ya se estudió en los Estados Unidos en 1920... sobre como los alimentos pueden provocar distorciones en la conducta, originada por alergias y substancias químicas contenidas en los mismos. (ver: pag. 22 “Allergie gegen Nahrungsmittel und Chemikalien” – “Alergia contra productos alimenticios y substancias químicas” ISBN: 3-89373-037-0 Hippokrates Verlag GmbH). 

 

También en esta época es bueno pensar en aquellos que “están necesitados ”. “El grado de necesidad” es naturalmente también una escala. Un millonario no tendrá las mismas necesidades, que un niño de la calle. Una persona que tiene trabajo, tendrá otras necesidades, que una persona con desempleo. Natural. Pero si podemos tratar,que no haya cada cinco segundos un niño muerto de hambre, como leí en un escrito impactante. Porque el hambre es creada, por nuestros mismos gobiernos. Tenemos los ciéntificos que “juegan a ser semidioses” y “le venden al tercer mundo” la gran solución sobre la venta de las semillas “mejoradas”, que el campesino, no puede luego sembrar, porque estas semillas ya no generan vida, son semillas muertas. Y así juegan científicos, internacionales, industrias químicas, gobiernos, manipulando según sus intereses no solo las semillas, pero juegan y manipulan igualmente con la economía, con el hambre, con la muerte de millones de personas.

 

La justificación de un hecho, es un intento de racionalizar algo... o explicar el porque no actuó de la manera óptima... tal como cuando las personas tratan de explicar “la idea generalizada del egoísmo” - “el sólo yo importa” o el simple hecho, que “nadie necesita ayudar a otrosporque “ella /él no tiene responsabilidad”... “no tiene obligación de ayudar”...  estas explicaciones o justificaciones no le servirá como respuesta ni contestará a la pregunta que Dios le haga  ¿si es que cree en Dios? cuando éste le pregunte a “él o a ella” ¿ayudaste a tu prójimo? – conste se le echará en cara, al que estuvo en capacidad de hacerlo y no lo hizo- ¿Lo amaste? ¿le diste de comer, cuando no tenía y tú podías ayudar? ¿le diste techo, cuando tu prójimo no tenía, y tú podías ayudar? Como se mencionan en varios libros católicos, es interesante, aún en situaciones tan extremas como el terremoto, los que daban y ayudaban a otros, eran “los que no tenían”, “los que compartían” y “los que daban, hasta lo que no tenían”, eran efectivamente los pobres. Sorprendente, no.

 

Una persona a quien admiro mucho, habla y enfatiza que “el dinero, deshumaniza”... y es cierto. Por lo general, “el que tiene mucho, le cuesta compartir y si lo hace, lo hace tan de mala gana, y es tan renuente a dar ayuda, y lo hace a regañadientes, que uno podría preguntarse con razón - si esa clase de ayuda, tiene algún valor, ante los ojos de Dios- y solo se me viene a la mente lo que Jesús comenta en una parábola, sobre una viejita, que da limosna en el templo – y ofrece lo único que tenía.

 

Responsabilidad, es una palabra –a la cual la gente “le huye” Es en fin una palabra, que las personas se hacen los disimulados y ella se pregunta “¿por qué yo? Nadie quiere hacerse cargo, esa palabra implica una molestia. La mayoría de las personas creen no tener ninguna responsabilidad de nuestro medio ambiente, talan árboles destruyendo el habitat de pájaros y toda clase de animalitos, destruyen nuestros ríos (un dia es rojo, el siguiente verde, al tercer dia es amarillo y nadie pregunta, ¿qué clase de quimicos echan al río ese? Y conste, dice que hace cien años, aun se podian sacar camarones, el que ya no existan es porque se les permitieron a empresas quimicas eliminar alli sus aguas desechables, altamente contaminadas) igual ocurre con los lagos y el mar, desechan lo que les da la gana, pero como se trata de un ciclo de vida, todo lo que envenenamos vuelve hasta nosotros, en forma de alimento, y luego nos extrañamos que la gente muera de cáncer... o simplemente ignoran a nuestro prójimo, así tendremos al final una sociedad como la nuestra. Una sociedad, que tratará de imponer sus intereses ante las necesidades de otros.. gobiernos corruptos y gente en posiciones donde se venden... ya sean estos periodistas, diputados, policias, banqueros, militares y si las personas “comunes y corrientes” necesitan algo, pues mala suerte... tendrán que emigrar, porque en el pais no se crean trabajos, la educación deja mucho que desear, con sus sueldos no alcanzan a dar techo, comida y estudio, futuro a sus hijos y se ven obligados a dejar sus vidas por el camino, dejando familia y todo por el solo deseo de querer un poco para comer. Podrán haber personas que se sacrifican por lograr un mundo mejor, así como algunos amigos míos con su trabajo diario. Pero también hay quienes, les da igual. Allá ellos con su conciencia, si es que tienen una. Porque si la escuchan, ya encontraran la manera de racionalizar el porque no... necesitan ayudar.

 

Un dia escribiendo sobre la responsabilidad, me di cuenta, que las personas, que no desean tener la responsabilidad de algo, por lo general piden a todo mundo su opinión, para así al tomar una decisión, pueda responder: - es que a mí, fulanita o sutanito me dijo, que esto era lo mejor. Los famosos asesores habría que verlos bajo una lupa. Hay una antigua ley de conducta... “donde dos personas pelean hay un tercero que se rie”. Allí vemos a suegras... que meten cizaña contra las nueras, para ganarse el amor del hijo y así sucesivamente.  ¿Por qué se enemistan algunas personas? si antes existía “armonía”... posiblemente hay alguién, que saque algún provecho al “meter cizaña”. Analicemos nuestra sociedad o cualquiera otra. Los seres humanos debieramos vivir en armonía y en comunicación (también es una escala: estar en comunicación con amor y armonia – sería el nivel más alto y el nivel más bajo seria – falta total de comunicación. Uno puede analizar los diferentes tipos de comunicación – estudiando la escala emosional de las personas.. una persona que se interesa por otra persona, querrá saber lo que piensa, lo que hace, tratará de darle apoyo, etc. Una persona en un estado emosional de enojo: le tirará piedras... otra persona que quiera controlar a otra(s) como en el caso de Hitler, Pinochet, los escuadrones de la muerte”... pues lo amenazará, lo que usted piensa o hace lo despreciará, y manejará su cuerpo, como una cosa y lo mas probable lo eliminará por tener otra opinión a la suya ).

 

La gente ya no actúa con los ojos del corazón. Vamos perdiendo humanidad.

 

En estas Navidades, pienso también en todos las personas que han perdido la vida, en El Salvador. Me enviaron un reportaje, donde se menciona a nuestra patria como la más violenta en toda Latinoamerica. Donde la juventud está en peligro. Pidamos juntos, porque algo de Paz vuelva a El Salvador, porque no seamos indiferentes, porque la justicia, no sea solo una palabra en el diccionario.

 

El amor... implica tantas, tantas cosas. Tanta entrega, tanta comprensión, tanto saber convivir y compartir. Siempre es bueno en estas épocas pensar en todos estos valores, que nos humanizan... y que nos sirven de termómetro para analizarnos y ayudan a ver “cuando y cuanto nos vamos alejando de lo humano”.

 

La indiferencia es la peor muestra de menosprecio. La indiferencia es un golpe bajo a la dignidad y humanidad de un ser. La indiferencia es simplemente consecuencia unica de la suma de pecados en contra de otros. La critica en cuanto más cruel, más dura, más pecadillos tiene la persona, en contra de la persona criticada. ¡Una fórmula inequivoca! Hay que diferenciar, cuando uno critica mencionando hechos y otra es la crítica sin base.

 

No hay ninguna excusa, para no ser angelical... o sea, amable, atento, amoroso, gentil, caballeroso o persona de buenos sentimientos. Ser lo contrario o dejar de comunicarse con alguién “amigo” sin razón alguna, solo es otra muestra de pecadillos y menosprecio. Bueno, esperemos que el año venidero sea más benevolente con todos.