Inquietudes e historias de otras tierras - Parte II
Melissa Ardan Rojas


Otras anécdotas de Federico el Grande.

Federico el Grande era en realidad un rey muy, muy particular. El gran símbolo de la alemana Prusiana. Muchos lo consideran un gran estratega en la busca del poderío europeo. Se consideraba “el primer servidor” de su pueblo y lo corregía también a veces de forma implacable. La gente le temía, aún cuando salía a caminar por las calles de Berlín. La gente sabía que tenía un genio de los mil demonios. Una vez leí, que el iba caminando en una calle y uno de los pasantes pasó a su lado sin saludarlo... lo siguió ¡a bastonazos!

 

Hay que reconocer en el mundo entero, que los alemanes, tienen formas muy específicas de “ser” y que tienen ciertas formas de comportamiento, que son “típicos de alemanes”. Mucha gente se preguntará, ¿“eso típico de ellos” de donde viene? ¿Cuáles son esas cualidades tan típicas alemanas? Les mencionaré algunas cualidades que considero típicas de alemanes, ¿a ver si les parecen conocidas?  La puntualidad, la exactitud en la forma de trabajar, la búsqueda de la perfección - en todo lo que ellos hacen, les da pavor poder cometer algún error; la disciplina en todo lo que emprenden. A veces exageran. Son meticulosos. Ellos por ejemplo, en casa tienen la capacidad de saber hacer de todo. ( Las reparaciones caseras o montajes saben hacerlos, a menos que se necesite un permiso especial de alguna cámara de trabajadores: tales como el hacer conecciones de gas, electricidad, tejado, esas solo las personas con permisos especiales.)

 

Otra cualidad típica alemana es el ahorro y preveer la seguridad y el futuro de los individuos (de alli el nacimiento de las pensiones, seguro social, el interés general de las personas en mejorar todo lo que está a su alrededor... un alemán no pasaría de largo al lado de algo que está mal puesto y no corregirlo o reparlo de inmediato. Impensable. Un típico alemán vería en cualquier lugar – las cosas que necesitan reparación, si algo no se ve bonito, igual... es una obseción por tener todo “perfecto”. Y si van a pintar una habitación, aunque sea un “dilitante”, tratará de hacerlo de forma “perfecta”, sino es casi “un reto a su honor, a su nombre”. Que digan que es alemán y “no sabe hacer algo” significaría la muerte.

 

 

Hace un tiempo lei un chiste, que da que pensar: “En una cárcel habian varios hombres sentenciados a la muerte. Morirían en la silla eléctrica. Los hombres eran, un italiano, un francés y un alemán. Pues en el momento de la ejecución les dijeron... el que salga con vida de la silla, le será perdonada su vida. Pasaron entonces al italiano. Halaron la palanca y el paso de electricidad no funcionó, de esta forma se salvó y le dieron la libertad. Pasó el francés, lo mismo, no funcionó y salió en libertad. Pasaron al alemán... y les dijo éste: - “no está conectada la electricidad”... ahora conectaron la silla y éste murió. 

 

Ese fue el fin de este hombre: Sin duda un típico ejemplo de una de las cualidades del alemán, que no le permitió ver cosas que no funcionaran sin corregirlas.

 

Entonces, todas estas cualidades ¿cómo es posible, que todos los alemanes posean estos ideales de conducta? Pues nada, quién “les machacó todo esto a los alemanes” fue nada menos que nuestro querido “Federico el Grande”. ¿Como lo logró?  Pues con mucha inteligencia, diría yo. Era muy astuto y era el rey. Y en su reino, sus súbditos hacian las cosas, como él decía. No olvidemos que fue criado por un padre, que era un despota y le crió como un soldado, con mucha disciplina y  todo tenia que marchar como un reloj - hasta sus súbditos.

 

Aqui un alemán si te manda a preparar “un té”, no digamos cosas difíciles... “un té”... “el té perfecto” tiene que dejar que despida su color y aroma unicamente “tres minutos”, este “té” tendría la cualidad de levantar el ánimo... sin embargo hay personas, que les gusta un poquito mas fuerte y lo deja “cinco munutos”.. este té tiene la facultad de provocar un poquito de sueño. Y se toma el té, en unas tazas especiales para té. Servir un té en una taza cualquiera, es un pecado mayor. Tiene que ser de porcelana fina, una taza pequeña y el grosor de la porcelana misma es delgada, unos 2 ½ milímetros. Ofrecer un té o un café en una taza de plástico, “el fin del mundo”. Bueno, para los amantes del té alemanes, por una simple taza de té, puede desatarse la más terrifica de las discuciones... y si hubiesen rayos a su disposición como a “Zeus”, los utilizaría sin duda. Se puede llevar todo a extremos, pero los alemanes son expertos. Y la ejecución de cualquier cosa a la perfección es cosa de honor.

 

No hablemos de leyes por favor... el que una ley no sea ¡congruente!, o sea inhumana, fuera de toda lógica, ellos no la cuestionan y tratan de ejecutarla “a pie juntillas”; aunque por otro lado quieran aparecer ante el mundo, como personas que ayudan, dispuestas a luchar por el 3er. Mundo, haciendo proyectos... es cierto, lo hacen, siempre y cuando está en una ley y esta avala, alli están.. tiene que estar por escrito.

 

Como en todos los paises, las leyes, las  hacen para la protección de ellos mismos, es decir del estado. Que la finalidad de las leyes sean apoyar a la sociedad, diría yo hasta cierto punto. Si hay una ley para esto, bien abrá otra ley por allí, para dificultarle la ejecución.

 

Eso se ve especialmente en las leyes de trabajo, migración, y seguramente muchas otras... por ejemplo: una persona en busca de trabajo, le dan apoyo, si para ello presenta su certificado de vivir en una dirección fíja, que le extiende el ministerio de vivienda, su seguro de salud... etc. Pero si la persona no tiene domicilio fijo, ¡ya estuvo, se la llevó candangas! <como decimos en mi pais> pues, no tendrá acceso a que el gobierno le apoye a buscar trabajo, primero tiene que tener el certificado de su domicilio y para que pueda tener acceso a rentar un apartamento/ piso, tiene que presentar una constancia de trabajo. Al no tener trabajo, pues entonces la persona se encuentra en un círculo vicioso, del cual es muy dificil salir, o no podrá salir, sin ayuda de familiares o amigos. Imposible.

 

Regresando a Federico el Grande... ¿Cómo logró pues, Federico el Grande, adiestrar a los alemanes de esta manera? Primero hay que ver el pueblo de Federico, antes de que él introdujese su mano hasta en las familias alemanas. En aquel tiempo se empezaban a formar las grandes ciudades, o sea que habia muchos pueblos pequeños y los grandes terratenientes eran dueños y señores de las pequeñas familias. Habían muchos que abusaban de sus “derechos”. Hay que mencionar, que todas las faltas públicas iban a parar a manos de Federico el Grande, que también hacia las funciones de juez... y si él se enteraba que alguien habia abusado de alguna joven, o cometía alguna clase de delito... podía contar con un verdadero castigo, y el pobre individuo NO habría querido cometerlo en  toda su vida.

 

Tja, ¿como los educó entonces, a ser metódicos? Él tuvo una idea... exigió a su pueblo, que todos los primeros hijos varones en la familia, tenian que dar servicio militar. Les machacó todas estas cualidades y sus soldaditos tendrían que instruir a sus familias... y el mismo rey iba a controlar a la familias, a ver si tenian ahorros como habia ordenado –cada uno de los miembros en la familia.

 

Hay un dicho típico alemán: “La confianza es buena, pero el control es mejor”.

 

Otros comportamientos típicos alemanes eran por ejemplo: “durante la comina, NO se habla”.  Ni para bien, ni para mal. Uno consume los sagrados alimentos en paz. En el momento apropiado, y eso sería después de la cena, cuando la familia se reune en la sala familiar a charlar... o hacer tricó, tomar una copa de vino.. entonces si uno va hablar de algo, pues, que sea de algo importante. Las cosas desagradables, se hablan unicamente para buscarles “solución inmediata”. Los problemas requieren soluciones inmediatas, no esperan mil años, a que continue ese error. Y si uno se va hacer cargo de algo, lo hace bien o no se hace cargo.

 

Por ejemplo, el dia de ayer hablé con una ancianita de 95 años –tiene su cabeza y sus ideas perfectas. Su habitación es una tacita de plata, y me dice, he observado que en el baño hay una manchita, que le molesta, y no sabe como quitarla, me pidió informara al “encargado del mantenimiento” para que le quitara esa manchita. Eso a ella le molesta de tal grado, que siempre ve la manchita cuando entra en el baño. Unicamente encontrará paz, cuando la manchita ya no esté allí.

 

Otro ejemplo de la meticulosidad alemana. Una amiga mía que conozco por mas de 20 años y con quien estuve viviendo por unos meses, tiene un perrito y tres gatos. A la hora de preparar la comida del perro, lo primero que busca es un báscula para pesar exactamente gramo por gramo, lo que comerá el perrito. Esto lo hace 3 veces al dia y 365 días al año. Es natural. Sería algo fuera de este mundo, si no lo hiciese así. No se puede ni imaginar, que pueda hacerse de otra forma. Inimaginable.

 

Los años de 1968 – fue la época del anti-autoritarismo y la revolución sexual, la pastilla anticonceptiva, el sexo en grupos y muchas cosas que ponian a los padres en verdaderos problemas – los padres no tenian derecho a dictarles con quien tener sexo, o con quien no, los jovenes alemanes empezaron a revelarse contra los padres en todo- dicho sea de paso, “Los Beatles” se hicieron famosos en un pequeño club en Hamburgo, donde habian venido a tocar... y fueron los jovenes alemanes quienes continuaron con quebrar los pensamientos establecidos, se dejaron crecer el pelo y cosas por el estilo y se desató la revolución de lleno– ya no se dejaban decir nada los hijos. Aunque todavia no echaron todas las cualidades “tipicas alemanas” por la borda.

 

Este rey fue singular, estricto, certero en muchos de sus juicios y también ha sido muy querido y sin duda sigue reinando en lo profundo del corazón de los alemanes, aunque algunos no sepan como lo logró.