Otras observaciones y pensamientos acerca del “agua” que consumimos a diario
Melissa Ardan Rojas


                                Cuando yo analizo la calidad del agua que consumimos en mi patria, es para llorar. Cuando yo era aún una jovencita, me tocó observar como nuestro río “Acelhuate”, que está (¿estaba?) en la cercanía del “Seguro Social” (y de la actual C. José Gustavo Guerrero (antigua 25 Ave. Nte). Pues este río, en la época de los 70 tenia cada día diversos colores: un día rojo carmesí, otro día azul cobalto, otro amarillo cadmio, o verde veneno.

 

                                  Hace años leí en un libro, que fue editado con la ayuda de “Concultura” donde se hablaba de las catástrofes naturales que azotan El Salvador, “Huracán, Terremotos...”  en este libro se comentaba que a principios de siglo, en el río “Acelhuate”, habían hasta “camarones”, eso ya es historia.

 

                                  ¿Qué ocurrió con los seres vivos, que habitaban nuestros ríos? Lo malo, es que nuestra población es dependiente, de que nuestra agua potable, se conserve “saludable” – “viva”.

 

                                  ¿Por qué debe preocuparnos de la salubridad del agua? Porque a través del agua... agua contaminada, se generan una cantidad de enfermedades: hepatitis, cólera, deformaciones en el cuerpo de los fetos, nacimientos prematuros, contaminación de los órganos vitales, tales como el hígado, riñones y causa también cáncer!!

 

                                      Hace años un europeo, que se encontraba en mi país, después de año y medio de vivir allí, al mandar a hacer un examen de su pelo, se encontraron restos de mercurio. ¿Qué nos dice eso? ¿en donde se contaminó? ¿quien sabe? Podemos suponer y si seguimos el dicho popular “piensa mal y acertarás”, “vámonos”, “ándele hermano”. Estamos mal, diría yo.

 

                                      Yo he escuchado decir, que en la capital, el agua que se ingiere es traída desde “el río Lempa”, el cual está contaminado ya con “mercurio” – y si terminan permitiendo la famosa “ecología verde” – que no es tan verde, como nos quieren hacer creer, solo porque están explotando la minería, las aguas residuales de la minería, son contaminantes, no hay que querer tapar el sol con un dedo. En Chalatenango, ya le están echando el ojo a sus bosques. Es verdad que generan trabajo, pero el precio a pagar, y quien paga es siempre la gente común, en especial cuando el agua residual de la minería y otros desperdicios, serían derramados igualmente en el “río Lempa” y lo convertiría en “el río muerto más largo del país”... ¡ya están por hacerlo!

 

                                     ¿Qué pasa con todas las aves, los seres vivos, la flora, los peces, la gente que vive gracias a la vida, que vive, cosecha y se provee del río a sus campos?. A los egipcios no se les ocurriría creo yo, echar todos los vertederos de las fábricas al Nilo, ¡espero!  si ha sido el Río Sagrado por milenios... allí se ve al río como dador de vida. Y en El Salvador, bien galán, chévere, se echan montañas, ríos y nadie dice nada, con tal que de dinero. La avaricia sigue siendo “un pecado capital” hoy en día.

 

                                 ¿Dónde queda nuestro ministerio de salud? ¿Examinan la calidad del agua? ¿quién para a los que dañan nuestro ambiente? La basura lamentablemente, se ven kilómetros enteros en la carretera, la gente cree ¿que vendrá algún ángel, o algún ser encantado a levantarla? Pues NO. Otros dicen: ¿y para qué está la alcaldía y el tren de aseo? Nosotros debemos ver por los “derechos del ser humano”, claro, pero no sólo cuando ya ha muerto, o le han matado, sino para conservar o mejorar su calidad de vida..

 

                                  Como escribí una vez, los gobiernos no son “anónimos”, hay personas, individuos que tienen un puesto, con un determinado fin. Durante una elección, se les confía a los gobiernos, que harán lo que está en sus manos, para velar por los derechos y los intereses de aquellos quienes los eligieron. Y los que los eligieron – no fueron unos cuantos; sino una “mayoría”- de otra forma no estuvieran en el poder. De eso hay que estar concientes. Sin embargo, yo sé de casos, que aunque han tratado de poner orden dentro de instituciones corruptas, exigiendo estándares de cumplimiento y la persona ha recibido hasta amenazas de muerte, me consta. Uno podrá preguntarse, ¿tiene entonces caso tratar de exigir estándares, cuando allí reina “la selva negra”, o la ley “del más fuerte”; ¿qué de conciencia, ni que ocho cuartos? ¿Se puede regir una sociedad así? No sé si el mundo se está volviendo ingobernable, con la televisión, que les pone ideas tontas en la cabeza, les inculca un consumo, insaciable, cuando la economía, está de cabeza. Cuando los jóvenes no quieren estudiar, pero exigen unos estándares de vida, que no se pueden costear por sí solos. ¿Y entonces? ¿como sobrevivirán? Cuando la juventud no sabe a ciencia cierta, cuales son las metas que debe tener un matrimonio. Tiene que haber campañas para dar información y que los valores morales, tengan un lugar predominante. La iglesia en nuestro país, da mucha ayuda moral. Tenemos que aprender a convivir como en una colmena... si todas las abejas (sociedad) trabajan con un mismo fin, y se ayudan, todos saldrán ganando, pero si en la colmena, hay abejas saboteadoras, que destruyen el panal, pues esa sociedad morirá, al igual que los romanos, y los grandes imperios de la antigüedad. Como podemos ver si una sociedad está en decadencia, “por la importancia, que da a las familias y su desarrollo”, cuando “la violencia”, “la corrupción”, “el abuso” es plato del día, se ve que se va por mal camino.

 

                                   Pero estábamos hablando del “agua”. En nuestros países, no existen “plantas depuradoras de aguas residuales”, millones de toneladas de aguas negras, terminan sin intervención alguna “sucias” en “nuestros ríos” y “nuestro mar”, “nuestra agua” , contaminamos alimentos y agua, que ingerimos. 

 

                                    Yo sé, que esto ocurre no solamente en El Salvador, que pasa también en Acapulco y en las Islas caribeñas..etc. He escuchado infinidad de “excusas”, como la gente se explican y justifican tales “desordenes” ellas se dicen: “robos hay en todas partes”, también en los países industrializados. “Asesinatos, también hay por todos lados” “ni en Europa ni USA, podrán acabar con eso, siempre habrá gente sinvergüenza”. Uno nunca va hacer NADA en contra de cosas, que uno considere como “normal”.

 

                                 Mucha gente no dirige su atención hacia lo malo, porque requeriría, “acción” de parte de la persona que observa o tendría que reparar lo malo; es decir, ver lo que está malo, equivocado o incorrecto,  “NO óptimo”, con el fin de “mejorarlo” – eso es poner nuevos estándares, observar los puntos para lograr “la escena ideal” y luego hacer todo lo necesario para alcanzarla; digo no, para tomar uno en cuenta, todo lo que tiene que mejorar. “Cuando los estándares son altos, uno no se contenta con cosas mediocres”.  ¿Quién es el que se pone los estándares? UNO MISMO.

 

                                 Ahora bien, hay otra pregunta: ¿se puede vivir en un mundo, donde sólo unos creen tener "derecho por nacimiento” a estándares altos; mientras el resto, de lo que los rodea “es un chiquero” y “vive la gente en la miseria”? Creo que mientras exista un mecanismo de conciencia, al estilo de los monitos... “no ver, no oír, y callar”, “todo mundo contento”, “aquí no ha pasado nada”. Y eso de la conciencia: “pues, muy bien, gracias”

 

                                 Por eso se habla en la Iglesia, que Dios (que tiene un estándar de todopoderoso, omnipotente, omnipresente), se abajó al hombre. El bajó sus estándares, hasta ponerse al mismo nivel que el hombre. Le habrá parecido “que estaba en la película equivocada”, sin duda: “injusticia por todos lados” hasta que por tratar de subir un poquito los estándares y expectativas de la gente, terminan matándolo... a él, que era Dios.

 

 

                                       Ayer leí algo hermoso: “No es un error considerarse la persona más importante debajo del sol, si tan solo, todas las demás personas son tan importantes como lo eres tú.

 

                                La única cosa que puedo alguna vez objetar, en gente importante es – porque ellos, concientemente y muchas ocasiones actúan en la suposición, de que todos los demás son migajas”

 

                                Tú eres importante. Pero tú eres tan importante como – todas las otras formas de vida, sean de importante para ti”.

 

                                 La contaminación de nuestra tierra (como en el caso de la contaminación por las baterías – que ocurrió hace unos años en La Libertad- en la cercanía de Zaragoza, El Salvador, C.A.) la cual ocasionó una serie de daños corporales en niños y personas de la zona, tales como: la deformación en el desarrollo de huesos, problemas de aprendizaje debido a la intoxicación, etc., etc. Estos daños eran irreparables. La empresa de las baterías se hizo la inocente y trató de disculpar su culpa haciendo una serie de “pobres” declaraciones donde declaraban: “los trabajadores habían provocado la contaminación al salir del trabajo a comer, con sus ropas de trabajo”. Ellos pensaron, que de verdad somos “ingenuos”. La contaminación era tan grande, que el agua tenia altos grados de minerales pesados, por Ej. plomo. Se hizo exámenes de sangre a los niños, y la cantidad de plomo en la sangre, era muy superior a la señalada por el ministerio de salud, como dañina. (ver www.elsalvador.com – octubre, noviembre 2007).

 

                                Tales excusas son hechas por personas, que cuentan con que la mayoría de la población es “analfabeta”. Eso no es solamente “vergonzoso” pero “criminal”. Esa clase de “pecados” se cometen a diario. Es una muerte insidiosa, la que se va esparciendo.

 

                                ¿Ha ocurrido algo al respecto? ¿El gobierno ha hecho algo en contra? O ¿ha caído en el olvido? “Ignorancia” es una “excusa pobre”, “nada de eso”. Los crímenes de hacen  por “avaricia”, “juegos de poder”, “control”, “puntos de vista egocentristas”, “malas intensiones”. El amor no tiene que ver nada que ver con eso.

 

                                 El amor tiene que ver con respeto, “cuidar” ( o sea el preocuparse y hacer todo lo posible, porque a otros les vaya bien). Que la vida sea digna y se conserve, para todas las formas de vida sobre la tierra. El amor tiene que ver con “entrega”. El punto de vista del hombre moderno: “amar hoy, sí; mañana, no”. “Mientras uno se divierta” o “como mejor le convenga” o “mientras uno tenga ganas”. El amor no tiene nada que ver, con historias de cama, como los medios, nos quieren hacer creer”. No. No se trata de un juego. El amor es una especie de admiración por los otros seres de la tierra. Este sentimiento de admiración está muy cerca de conceptos de “Libertad” y “Belleza”.

 

                               En este nuevo mensaje sobre el agua ionizada, me hizo nuevamente conciencia de los daños causados en la naturaleza y en los seres humanos. Nosotros vivimos en un ciclo natural, en la cadena alimenticia se unen la naturaleza y todos los seres vivos, cuando nosotros por ejemplo, , talamos árboles, que posteriormente no producirán más agua y nuestras pocas reservas de agua se secarán  o la contaminamos con los desechos de venenos de las fábricas de desinfectantes, insecticidas, metales pesados, estos terminan siendo parte de la cadena alimenticia... y por ende terminan en nuestros estómagos, células, enfermándonos, haciéndonos menos capaces, debilitándonos, etc.

 

                                 Yo pienso, que la vida es un regalo. Dios nos ha dado un poco de tiempo y un par de células grises, para que aprendamos a amar, para que logremos comprender a nuestros semejantes, para que conjuntamente hagamos un paraíso, en un esfuerzo común.

 

                                   Dios con seguridad NO dijo: “arruinen todo, lo que he creado, maten a sus semejantes y a todos los demás seres vivos, o abusen de todo lo que esté frente a vuestras narices, sea humano, seres vivos, la tierra o mar mismos. Eso no lo dijo él”. Yo creo que, Monseñor Romero encontró siempre las palabras adecuadas contra la injusticia y la impunidad. También encontró las mejores palabras para dar consuelo y amor a su pueblo.