La vida es bella
Melissa Ardan Rojas


La vida es bella. Mientras hayan poetas que nos hagan soñar al admirar el movimiento de cada flor con la brisa, o imaginar en cada pájaro que canta, algo misterioso, pintor celeste que atrapa colores y movimiento y lo convierte en poesía. El hecho de estar en capacidad de poder apreciar una y otra vez, el vuelo una mariposa, es una bendición. Podemos descubrir a diario la belleza de una sonrisa de un niño o cualquier persona cercana a nosotros, o al escuchar la gracia de una voz privilegiada, que haga vibrar los corazones. Cuando somos capaces de compartir con otros lo bueno, lo triste y como decía Antonio Machado “No es el yo fundamental/ lo que busca el poeta/ sino el tú esencial”...  mientras los poetas nos llenen de metáforas e impresiones, la vida es bella.

 

Al saber que no estamos solos en este mundo, que hay un alma, para quienes somos importantes. Que nos escucha, a quien no le somos indiferentes. Y cuando en momentos de angustia, pena, desconsuelo, nos acompañan, nos dan fuerza y se convierten en esperanza, mientras haya seres cerca de nosotros alguien especial a quien podamos dar nuestro amor, la vida es bella.

 

Descubramos pues, maravillas donde no lo sospechamos, tal vez habrá una mirada que nos inspira; cuando al poner atención, escuchemos tal vez algún grillo, que cante únicamente para nosotros en el silencio de la noche, con seguridad habrá alguna estrella que brille especialmente para ti y para mí. Las lunas llenas nos llenan siempre de nostalgia de abrazos y de besos, ya sea en la montaña o a la orilla del mar.

 

¿no te sientes con ánimo? Ánimo, amigo, ánimo, sonríe y descubre algo hermoso, urgentemente.