Recordando mi viaje a Santiago de Compostela
Melissa Ardan Rojas




Mira como pasa el tiempo!, ya van a ser 3 años desde que estuve en Santiago de Compostela. ¡Qué lugar más bello! te imaginas que solo en el centro histórico tienen 46 iglesias, monasterios y claustros. Increíble.


Caminar por las calles de esta ciudad, es historia. No solamente visitar la cantidad de tiendas, restaurantes, hasta hay Internet... si, te digo, porque la visité, claro. Por la tarde caminé horas y horas, por todas esas callecitas, entré a no sé cuantas tiendas, naturalmente que visité la Catedral de Santiago, bellísima, la tumba de Santiago, es increíble altar, sus inmensos ángeles, la imagen del Santo. En la tienda de recuerdos, claro que me compré una "camándula" de rosas, o sea un "rosario".


Nota: Cuando visité la catedral de Burgos, me dijo la chica que vendía recuerdos, que nosotros llamábamos de una forma especial "al rosario":

-        Y yo le digo ¡camándula!

-        Si mire, me dijo: aquí, solo mi abuela le llamaba así...

-        Bueno, le dije: a de ser, que en mi tierra, la gente española que llegó hace siglos, siguen usando ese término, y así es.


Ahora en el siglo XXI, uno hasta se asombra de pensar, que hay en verdad claustros... uno podría creer que a esta altura de civilización en el mundo, dis´que "la globalización" lleva el modernismo a todos lados, pero no.


Si analizamos detenidamente lo que hay en el mundo, hay rincones, que la civilización, ni de nombre se ha visto pasar, en mi paisito por ejemplo, hay zonas, en que las mujeres tienen que caminar 40 Km., para encontrar el médico/ hospital más próximo, y si les tocó dar a luz en el campo y hubo alguna complicación - solo Dios con ellas - sí, así es.


La civilización no está en otras partes, si existe, pero hay que recordar que es algo que la gente "no se puede costear"... porque civilización significa, que se da por hecho que la sociedad goza de " tener electricidad, agua potable, tener las cosas básicas: techo, trabajo, estudio, alimento, medicinas, hay escuelas, las personas gozan de vacaciones al año, pueden salir de viaje, el seguro social cubre a todas las personas - sin indiscriminarlas - y los ancianos tienen sus rentas y pueden todos vivir dignamente...

Eso se espera de una sociedad "moderna".


Uno puede preguntarse seriamente ¿Quién se va a querer meterse ahora en un claustro? encerrado uno en una celdita - por toda la vida- una vida totalmente austera y encerrada.


Pero nada de eso, cuando estuve en Santiago de Compostela, visite un museo y un claustro, cerca de la gran catedral, y yo le pregunté a la sra. que vendía los tiquetes de entrada ¿dígame, hay personas que toman los hábitos y entran en el claustro? y me dijo:  ¡sí, nada menos, hace 3 días, entró al claustro una mujer que es médico! vaya, pensé. La oración puede ser en verdad poderosa, no hay duda de ello y la vida de estas monjas en claustro o monjes, es vivir en oración.


Muchas personas dicen, que el encerrarse totalmente y privarse de todos los bienes materiales y del contacto de todos los seres humanos, es estar "fuera de la realidad".. como los ermitaños, que son personas que viven austeramente, sólo con lo necesario para sobrevivir, en alguna choza o cueva en alguna montaña, tratando de alcanzar algún conocimiento - trascendental...


En las religiones asiáticas - budismo, etc. es muy importante, la interiorización, la experimentación de sí mismo y sus vidas pasadas, para aprender algo. Ellos tratan de vencer las exigencias del cuerpo: tanto alimenticias, como sexuales, y tratan de dominarlo con su poder espiritual. No se dejarían llevar "nunca" por sus debilidades corporales...  eso significaría que no tiene Vd. control alguno de su cuerpo.. ¿como puede ser eso posible?


He comenzado a leer el libro del "Taoísmo", muy interesante por cierto. Trataré en lo posible contarles algunas historias que relatan.


Lo importante es que debemos tener respeto por todas las religiones. Es necesario tener más tolerancia, hacia las distintas formas de pensar, nadie puede exigir y reclamar tener la sabiduría de su parte - aunque así lo sienta - es imprescindible tener tolerancia hacia todas las formas de pensar. Tampoco es correcto "imponer" mi forma de pensar a otros...

o el pensamiento usual "si no piensas como yo, eres mi enemigo"... ¿qué es eso? auxilio...


Si uds. han visto a hombres sabios, ¡de verdad! Lo primero que verán no es solo su sabiduría, claro... pero su gran humildad, su prudencia, el inmenso respeto a los demás, su gran calor humano.


¡Que bien nos hace su cercanía y su ejemplo! ¡Qué bien nos hacen!