Más sobre Palenque, Chiapas, México
Melissa Ardan Rojas




El nombre de esta ciudadela es Palenque y se encuentra en la selva tropical en el departamento de Chiapas en el sur de México. Habíamos viajado toda la noche a Palenque desde Campeche en tren e íbamos planeando los lugares que visitaríamos en esa zona. Teníamos pensado viajar a varios lugares, uno que nos atraía también era Bonampak, y pensamos ir después de ver la ciudadela maya de Palenque. Bonampak era famoso, ya que era el único lugar donde se pueden ver “frescos mayas”, aparte que tienen unos colores tan bellos; pero allí solo se podía llegar en avión, pero cuando fuimos a hacer la reservación a la agencia de viajes, en uno de los estantes, vi una de esas cabezas “empequeñecidas”, de que cuentan y se debían a “cazadores de cabeza” y comencé a repensar – disimuladamente – “si era buena la idea, de ir allí”, me refiero a Bonampak, ya que, esa ciudadela, sí estaba en la mera selva y como no sabía yo exactamente la procedencia de dicha “cabecita”, que no habrá tenido más que unos 12cm de largo y unos 7cm de ancho. Y le pregunté al joven que vendía los tiquetes...

Señor, ¿de donde sacó eso? ¿es de mentiras, verdad? – No, Sra., la cabecita es de verdad, la compré en unos de mis viajes al Amazonas. Y yo: - ¡Ah, no me diga! Yo había creído, que ¡eso eran puros cuentos!. Mire pues, que cosas las que uno encuentra por allí. Pero de seguro, que ya no habrán tribus, que continúen con esas costumbritas, ¿verdad? Menos mal, que no vamos para allá y en México, no hay tales costumbres tampoco. Un peso me cayó de encima, les digo.


En cuanto a la ciudadela misma, fue descubierta por un arqueólogo mexicano en 1949. Cuando yo visité esta ciudad por primera vez, el hotel se encontraba a un kilómetro de la ciudadela, naturalmente tuvimos que caminar hasta allí. Mientras caminábamos la calle hacia arriba, uno podía escuchar el bullicio de los monos aulladores, uno tenia la sensación – ya va a aparecer un Jaguar de alguna esquina – las ramas crujían mientras caminábamos, el calor del trópico llegaba a los 40° C, el sudor nos corría por el cuerpo. Para mí era fatigoso, a tal punto, que uno llega a convencerse que uno, no cree poder tener las fuerzas o estar en condiciones de continuar más y mucho menos subir pirámides. Vemos las estructuras en medio de la selva tropical y los árboles son altos. La gran pirámide se encuentra a la derecha nuestra y hay una cantidad enorme de gradas por subir, me dije: no las contaré, no soy masoquista, aunque creo que debí haberlo hecho; cuando al fin llegamos arriba y nos animamos a emprender el camino hacia el centro de la pirámide. Teníamos que ver, la famosa tumba funeraria de Pacal – el sacerdote maya, en cuyo honor se había construido la pirámide y única conocida en su género como monumento a alguien, entre los mayas. Así que tuve que hacer a un lado mi cansancio y mis prejuicios, y nada –para abajo, eso sí, antes tomé suficiente agua y me aseguré que no tenía que ir al baño, en los próximos 45 minutos, ya que en la profundidad de la pirámide estaba segurísima de no encontrar esa clase de facilidades. Vimos pues, en la cima de la pirámide una abertura en el piso, de aprox. 80 cm. x 80 cm. Y se podía observar las escaleras, había una luz amarillenta durante todo el camino hacia la profundidad de la pirámide y de seguro habremos bajado tantos escalones dentro de la pirámide, como los que subimos en el exterior de ella, estábamos pues, bien abajo.. al fin llegamos a un pequeño cuarto, antes de entrar en el cuarto donde estaba la tumba funeraria del honorable “Pacal” – aunque su cuerpo ya no esté allí, siento un profundo respeto por su persona, “el gran Pacal”, se dice que cuando aquél arqueólogo mexicano, encontró las famosas piezas de jade, máscaras y una pieza de terracota con su imagen,  que eran sin duda de inigualable belleza, estas al final fueron transportadas al “Museo Arqueológico de México” – y para nuestra mala suerte y la del pueblo mexicano, en un 25 de Diciembre, aprovechando que todo mundo baja la guardia en los días de fiesta – unos ladrones entraron al famoso museo en la Ciudad de México y se llevaron la famosa máscara de Jade y otras piezas encontradas y que pertenecían a este honorable sacerdote maya “Pacal”. Una pérdida sin igual para el mundo entero. Que yo sepa, hasta la fecha, no se han encontrado.  Sacrilegio. Y eso que no soy mexicana y me indigno.


Como mencionaba, “Pacal” fue uno de los grandes y honorables sacerdotes del pueblo Maya. Se dice de él, que tenía no solamente una sabiduría impresionante por sus conocimientos sobre Astronomía, Medicina, Predicción, Sanación – se cuenta que, los mayas también tenían la capacidad de sanar en ocasiones y si era necesario de operar, es decir sin abrir al paciente – quirúrgicamente, de la misma manera como lo hacen hasta la fecha, los conocidos sanadores de la Filipina y en el Perú, tengo entendido que también era conocidas estas prácticas. También se dice que tenían poderes de encantamiento. Ver para creer, dirán unos, pero sí creo que los mayas poseían  ciertas capacidades, que nos son desconocidas. Pues todo lo que ellos aprendieron y descubrieron a través de los siglos y que dejaron por escrito, fue quemado durante la conquista al tener la Iglesia la idea errónea de borrar de la superficie de la tierra todo lo que podía poner en peligro su poder – recordemos que estábamos en medio de la Inquisición. En Mérida, se cuenta la trágica quema de libros mayas, por el sacerdote franciscano Diego de Landa (si no me equivoco, era franciscano). De todas maneras triste, triste. Algunos conocimientos se salvaron, como los cálculos de los astrónomos mayas, datos que se encuentran en los códigos Matritense, el código de Dresden y el florentino..  Los demás datos fueron destruidos, tampoco tendremos nunca la capacidad, ni de imaginar que clase de conocimientos, quedaron perdidos para siempre en el tiempo.


Se dice que no ha habido otro gran sacerdote tan querido y respetado como Pacal. La piedra que cubría la tumba de Pacal, era bastante grande, que se dice que tuvo que ser colocada sobre la tumba, antes de poder continuar con la construcción de la pirámide. Si mal no recuerdo, aparte de que el calor era más intenso, que en el exterior, nuestra atención fue cautivada por esa increíble piedra funeraria, tendrá un tamaño aproximado de 6 m., de largo y por lo menos unos 4 m., de ancho. Sobre la piedra habían increíbles jeroglíficos mayas y una figura – que muchos otros consideran ser un sacerdote maya – que en posición de astronauta, comienza su viaje al mas allá. Aunque hay que decir que son especulaciones y según uno de los libros que leí, sobre estas teorías, de unos astrónomos ingleses, “La profecía de los mayas”, la representación sobre la piedra, tiene más que ver, con la historia de la creación y destrucción del hombre sobre la tierra, como lo cuentan los mismos mayas, en su conocidísimo libro del “Popol Vuh”. Allá abajo en la cámara de Pacal, daba la sensación de encontrarse uno en otro lugar.


En el libro “La profecía de los mayas” de estos astrónomos ingleses, se hablan sobre los logros astronómicos de los mayas, sobre su calendario, sus cálculos sobre la periodicidad de las manchas solares (algo observado con increíble precisión por los mayas), el movimiento de nuestra galaxia alrededor de las Pléyades, se estima entre 25 y 26.000 años.


Los astrónomos ingleses al estudiar los dibujos sobre la tumba de piedra de “Pacal”, se dieron cuenta, que no solamente mostraban “la historia de la creación y destrucción del Hombre” pero también contenían cálculos sobre la periodicidad de las manchas solares. Ellos comenzaron a darle vuelta por decirlo así, de una forma figurativa, a ver con más atención también el calendario maya, al estudiarlo se dieron cuenta que nuestro sistema solar tiene un movimiento alrededor de las Pléyades, cuyo movimiento era observado desde el comienzo de su propia historia, el calendario maya termina con fecha 22 de Diciembre del año 2012. Ellos lo explican que nuestro sol, dará un giro. Dicho giro, aseguran los astrónomos han causado catástrofes en el pasado, como el diluvio, movimiento de placas, vulcanismo, etc. Y pueden ser vistas en la historia de nuestro mundo. Les recomiendo mucho este libro, aunque sé que han salido nuevos libros con el mismo tema. Otro libro interesante, que les puedo recomendar es: “The day as the sky felt” (= “El día en que cayó el cielo”, no sé si ya se habrá traducido al español, conste – allí relatan muchas leyendas alrededor del mundo, sobre las catástrofes reconocidas por diferentes culturas, desde los Hopis, Incas, y otras culturas de la China y el Japón. También hablan de la destrucción de la Atlántida y el continente de Lemuria, otros grandes misterios). Otro libro que puedo recomendar es “La profecía de la Celestina” este libro está en español y nos da una idea, como los mayas desaparecieron sin dejar rastro... hmmm! Interesante, pero hay que leer el libro, para descubrir todos esos misterios.


En cuanto al calendario maya se dice que comienza en la fecha: “el 26 de Julio” (1). En otro de los libros Mayas como el “Chilam Balam” (2) se habla de mitología maya y su calendario. Los libros del Chilam Balam son 16 en total, aunque algunos han desaparecido, otros se encuentran en diversos museos.

 

Los calendarios mayas son en verdad en sí, algo extraordinario. La observación del Universo, fue hecha de forma acuciosa por parte de sus astrónomos. Los datos son tan exactos, que aun las computadoras actuales, observan diferencias mínimas en los resultados de sus cálculos, que son de milésimas de segundos, considerando que los astrónomos mayas no poseían computadoras y solo utilizaban sus observatorios de piedra, como en Chichén Itzá, que es un perfecto edificio de piedra, pero que los observatorios actuales asemejan mucho su forma. El observatorio de Palenque es diferente, al de Chichén Itzá y al de Tulúm, toda ciudadela maya tiene un observatorio, aunque ellos no utilizaban ninguna clase de telescopios para la observación de los cielos, lo que hace sus logros más fenomenales.


_________   

(1) Información sobre el calendario maya, ver:  “El 26 de julio se refiere la elevación heliacal de la estrella Sirio en la latitud de 19.5º N, la cual están en función de la pirámide del Sol en Teotihuacan. La función de esta pirámide del Sol es servir como una piedra yodatada (calibradora) cuyo propósito es actuar como sincronizador ¡para todo el planeta!.”

http://www.holistica2000.com.ar/speachcalen.html

(2 libro Chilam Balam: Chilam= profeta; Balam= jaguar, ver: http://www.mexiko-lexikon.de/mexiko/index.php?title=Chilam_Balam