Algunos recuerdos de Andalucía
Melissa Ardan Rojas




Tuve la dicha de visitar la zona Sur de España, hace algunos años. La famosa provincia de Andalucía. El viaje lo hice en tiempo de Semana Santa, que es cuando las procesiones tan famosas de Andalucía, llenan las calles, durante toda la semana. Primero visité Málaga, me encantó porque tiene parques hermosos, las iglesias son maravillosas, tiene una calle peatonal a lo largo de la costa, muy hermosa. Pero las procesiones son impresionantes, cada Iglesia organiza su procesión, y llevan a sus santos de una esquina de la ciudad a la otra, así que por todos lados hay alguna procesión, que ver. La gente se junta en todo el camino, para verla, en las plazas hay mesitas y sillas, frente a restaurantes y bodegas que ofrecen vino y tapas, para tomar fuerza y seguir en las procesiones. Hay naturalmente unas que duran toda la noche y la gente en pie y en la calle hasta en la madrugada mientras camina de aquí y para allá, detrás de la procesión. Cuando pasa el carruaje, que va bien iluminado con velas y lleva miles de flores alrededor, hay un silencio profundo, o de vez en cuando las personas de las cofradías rezan, hace que todo sea más solemne. El vaivén del carruaje y la imagen, con todas las velas en medio de la noche, dan una imagen que hasta la fecha no he olvidado.


La Alhambra fue construida por los árabes, quienes vivieron en España alrededor de  700 años. Lo impresionante de su ocupación, fue que convivieron con los españoles, pero no les quitaron su idiosincrasia. Convivieron en paz, con ellos, y contribuyeron mucho al desarrollo de España. Recordemos que el último moro, que salió de España, fue precisamente cuando Isabel la Católica, hizo que el príncipe de la Alhambra, abandonara España.  Nada menos en el pequeño pueblo de Santa Fe, cerca de la Alhambra la reina Isabel, le dio sus joyas a Cristóbal Colón, para que emprendiera el viaje en busca de otra ruta a la India, ya que la ruta por mar y por tierra, eran muy largos. Y los impuestos a pagar por tierra se incrementaban al pasar por Turquía, de manera exorbitante,  el 800 % en comparación, desde su salida desde la India... (ver en: "La búsqueda de las Especias", ISBN: 84-206-6448-2, de Carson I.A. Ritchie).


La Alhambra que se encuentra en Granada, tiene el más impresionante "jardín de los naranjos", hay un olor a "azahar" en todo el ambiente, divino. También puedo decir, que al encontrarse la Alhambra sobre una montaña, se puede divisar desde la cima, toda la ciudad de Granada a sus pies, hay un sin fin de fuentes, y pequeños estanques, con peces... dicen que a los árabes, les gustaba demostrar que había agua en abundancia, ya que en su tierra es un bien muy escaso, hacían de ese bien: Arte.


La Alhambra, posee habitaciones hermosísimas. Una que me impresionó fue el baño árabe. En el centro de la habitación, había un pequeño baño, parecido a los romanos, en forma cuadrada de unos 3mts. por 3 mts, aprox., donde las personas, tenían que introducirse en el agua para poder sentarse en asientos dentro del mismo baño. Había en la parte superior una especie de espacio de madera, que circundaba toda la habitación, donde podían tocar los músicos, mientras el sultán tomaba su baño, naturalmente los músicos eran ciegos, para que no pudiesen ver, lo que sucedía en el baño. La Alhambra es pues, uno de los últimos palacios árabes en España. Hay muchas otras construcciones magníficas, como la Mezquita de Córdoba, pero la Alhambra se consideró por mucho tiempo, como una de las maravillas del mundo.

 

La hermosa ciudad de Sevilla, que también la visité -para Semana Santa- posee calles que son muy estrechas, de tal manera, que al observar las procesiones que pasaban en esas calles tan estrechas, yo pensaba, que iban a desbarrancar algún balcón, cuando se movía el carro con la imagen, de izquierda a derecha- yo pensaba: "el balcón, muchachos, el balcón"... "se lo van a bajar", "tengan cuidado" y aunque el carruaje se iba moviendo lentamente, con las velas encendidas y todas las flores alrededor, era tan grande el carruaje, que lo cargaban 200 hombres sobre el hombro. Eso sí, en lo que uno esperaba a que pasase otra procesión, podía ir uno a una taberna y tomarse un vinito con algunas tapas. Deliciosas, por cierto.


En Sevilla se encuentra también la famosa "Giralda", que es la tercera catedral, mas grande del mundo. Eso me aseguraron los sevillanos. ¡eh! (Aunque los andaluces son conocidos por exagerados, creo que en este punto de la "Giralda" tienen razón.) Por cierto,  aseguran que en la Giralda se encuentran sepultados los restos de Cristóbal Colón, que son por cierto custodiados, por cuatro imágenes monumentales, dentro de la Giralda. Otras personas aseguran, que los restos de Colón, fueron transportados a República Dominicana, ya que él quería ser enterrado allá. Yo vi incluso un reportaje en Televisión, donde se había hecho un análisis de DNA, a los huesos de República Dominicana, si mal no recuerdo; y se cree hay todavía descendientes de Colón. Pero la Giralda, solo puedo decir, que es monumental.


Andalucía es sin duda, digna de verse, aparte que una de las grandes tradiciones es - el baile flamenco. Muchos dicen que el flamenco, nació en un barrio gitano y que son ellos, los gitanos los que crearon este famoso baile, el flamenco. Aunque hay que reconocer, que la forma de cantar, asemeja en algo, la lengua árabe.


Otro lugar bello es Ronda, con ese maravilloso Tajo. Para llegar allí, fuimos en tren, salimos de Sevilla. Solo recuerdo que pasamos una zona increíble, era sin duda un cañón, las paredes de la montaña eran rectas, parecían acantilados de pura roca mateada, de colores bronce, arena, amarillos y cafés. En una de esas paredes de roca se podía observar que en lo alto, había un puente colgante - que corría a lo largo de la pared de roca, no atravesaba el cañón-   pero era tan alto, que daba miedo solo de verlo, estaba por lo menos a 150 mts, de altura, pendía de las rocas, y solo podía pasar un individuo, aunque había más de un cristiano atravesándolo. Yo creo que de allí, no más me descalabro, porque en las alturas, a mí me tiemblan las piernas y me da la sensación que todo mi ser, se desvanece. Yo esa clase de aventuras, amigos míos, las dejo "por la paz". Así que estaba yo muy feliz, de ir en tren, y no tener que atravesarme ese cañón, camino a Ronda, por ese puente...  Allí me contaron los españoles un dicho: "cuando tu mujer te pide, que te tires en un Tajo, tú, pídele a Dios, que sea bajo"... ¡qué humor, eh!, de seguro, lo dicen, porque el Tajo de Ronda, no es ningún chiste caerse, ni mucho menos tirarse de él. Así que, ojala y tu mujer te quiera bien, porque sino, llevas las de perder…