Algo sobre Historia: migración al Nuevo Mundo, abusos y conciencia social
Melissa Ardan Rojas



Algo de historia de El Salvador: y sobre Alberto Masferrer

          La historia de El Salvador, está llena de incomprensión, especialmente con aquellos, que quieren algo mejor para la mayoría. Durante la colonia, El Salvador exportaba cacao, añil, y no era usual que el pueblo tuviese tierras. Luego se entregaron tierras, para su cultivo, que en 1876 el Presidente Zaldivar confisco, para venderlas a los nuevos migrantes europeos, ya que tenia interés en un nuevo cultivo - el café. La tierra se vendió muy barata, y ha habido terratenientes, que poseían tanta tierra, que les pertenecía desde la salida de San Salvador hasta el Pacífico... Muchos han tratado de echarle la culpa a los jesuitas del pensamiento o conciencia social, PERO no comenzó todo con ellos, eso es un error. Los jesuitas eran simplemente gente buena, que sentían misericordia, por un pueblo, que obviamente estaba siendo crucificado por el ejercito y una guerra injusta de intereses y obviamente hubieron militares, que se dejaron comprar, la iglesia los tenia que escuchar, porque estaban sufriendo, y a quien iba a acudir la gente, sino a la iglesia, a pedir ayuda.. Les quieren echar a ellos la culpa, pero no.


          Muchos, muchos años después de la Independencia (15.09.1821); nuestro país ha sido un país, con una sociedad que si me pongo a hilvanar... y analizar la migración europea, que tuvo lugar hacia nuestro continente en general - costumbre que se venia dando desde el descubrimiento de América, tanto en Norteamérica como en tierras  centroamericanas y sudamericanas. Cuando a finales del siglo XIX - alrededor de 1880- hasta 1918, a Centroamérica llegaron una gran numero de alemanes, así como también otros extranjeros, suizos, judíos (a los que les llamaban turcos) y también árabes.


Para que se den cuenta, de la forma como hacían tratos en aquellos tiempos... les contaré esta historia: Una amiga mía chilena, de descendientes árabes, sus bisabuelos habían decidido buscar suertes en el Nuevo Mundo, y el bisabuelo que al parecer no tenían otra cosa que hacer en el barco, aparte que jugar a las cartas, jugó a una de sus hijas y perdió... y la tuvo que dar en casamiento a uno de sus paisanos... vaya manera de pasar el tiempo, la jovencita tenia 14 años. Así era la vida entonces.


Las  personas que vinieron al Nuevo Mundo, venían buscando oportunidades, ya que en Europa, debido a la industrialización, a finales del siglo XIX, no había futuro prometedor para ellos. Aparte de la guerra en 1914-1918, la famosa depresión, que también tuvo repercusión en Europa, luego la 2da. Guerra Mundial...  Ellos llegaron al nuevo continente, pero siempre con la idea de "enriquecerse" y "despojar" a los indígenas. Por eso hubo revolución en México en 1910. Los abusos contra la gente. En Centroamérica, comenzó una serie de revoluciones... Sandino que estuvo en México, durante la revolución, le achacaban: "vendepatria", porque no hacia nada, contra los monopolios bananeros.. Roosvelt, tenía por allí, sus manitas. En Panamá hubo revolución, en El Salvador, con Farabundo Martí... y que hicieron todas estas naciones, masacraron al pueblo.


          Al principio de la Industrialización, en países como Inglaterra, Alemania, se veían los abusos que se sucedían en las fábricas, allí no habían horarios de trabajos, allí trabajaban mujeres y niños, con sueldos miserables. Aquí en El Salvador, siguieron con esas "costumbritas". Aparte que los alemanes, sus "Tugenden" o "virtudes típicas alemanas" vienen del tiempo de Prusia y el Rey Federico el Grande (1776 aprox.)  ya he contado de él... que para asegurarse que todo su reino, cumpliesen sus órdenes, simplemente organizó que todos los jóvenes en las familias, hicieran su servicio militar... y les enseñaba "todas las virtudes alemanas" (en alemán: "Tugenden") tales como "ahorrar, ser puntual, exactitud, perfección, etc". Estas virtudes están tan arraigadas en la conciencia alemana, hasta la fecha, o sea que es muy difícil que cambien sus costumbres feudales. Y en aquellos tiempos, los nuevos colonizadores acostumbrados al feudalismo en Europa, al colonizar el nuevo mundo iban a implantar la forma de sociedad, que conocían y querían naturalmente ser también dueños y señores, de cuanto ser vivía en sus tierras. Eso sucedió en El Salvador, por largo tiempo. Y por nada del mundo quería que cambiase el orden de las cosas.


            Observando muchas otras injusticias en Europa a principios del siglo XX, así comienzan Engels, Marx y todos ellos, a ver por los derechos de las personas. Y cuando se comienzan a organizar y formar sindicatos, y esto y lo otro, pues muchos europeos salen volando de Europa y van a USA, o vienen a establecerse a paisitos como el nuestro, donde son reyes y señores y nuestros gobiernos como en aquel entonces el Presidente Zaldivar (1876) pasa leyes para despojar a los indígenas, y vender las tierras para el cultivo del café a alemanes, que podían comprar tierras, desde la calle camino a Sta.Tecla hasta el  Pto. de la Libertad, o sea más de 30 km. en una dirección. Luego a las personas, que vivían en esta clase de tierras, se les obligaba a trabajarla, de no hacerlo, habían dado poder a los jueces, de llevar a las personas a prisión... ¡válgame Dios!  Era un feudalismo profundo, el que se vino a establecer al país. Y luego, cuando la gente intenta recobrar sus derechos, ya son unos bolcheviques. No, no, no. Hay que ver bien, quien esta explotando a quien.

 

           A principios de 1920, en aquellos tiempos, hubo un gran pensador social: 


Alberto Masferrer
, quien fue el primer gran filósofo y le llamaban "apóstol de la conciencia social" porque buscaba "lo justo de la manera,  como lo quiere Jesús", quien fue acusado de ser "bolchevique", y no se cuantas cosas más, por buscar justicia. Escribió libros como: "el Minimum Vital", "Leer y Escribir", "El Dinero maldito", A.Masferrer tuvo que vivir en el exilio, y murió en Sep. 1932.


          En el libro, "En entorno a Alberto Masferrer" se dice, de este gran filósofo:


          "Ningún salvadoreño representa la conciencia social de su pueblo en la medida y calidad que Alberto Masferrer. Masferrer es la conciencia social de El Salvador. 


          No se puede sentir ni comprender la experiencia vital de ese pueblo sin incidir en algún punto con el pensamiento de Masferrer. Ni es dado expresar algo sincero y profundo en la realidad social de los salvadoreños sin comentar, plagiar o repetir alguna forma o contenido de los escritos de Masferrer.


         La historia de la realidad social de El Salvador como fenómeno de conciencia colectiva, se desenvuelve en dos períodos bien definidos: antes de Masferrer y después de Masferrer. Este hombre más que un pensador, más que un escritor y un poeta, es un hecho histórico de pura conciencia social"  ( ver: "En entorno a Alberto Masferrer" , Pág. 13-14 Ministerio de Cultura, departamento Editorial, 1956)


     
     Salarrué (gran escritor salvadoreño) dice de Alberto Masferrer:


          "He visto hoy a Masferrer. La atracción que este gran espíritu ejerce sobre mí es enorme. Voy donde Masferrer porque estoy triste. Y no se piense por ello, que acudo al ilustre amigo para buscar la alegría. Sí y no, en la casa del escritor no hay pianola ni cosa parecida, cualquiera pensaría que es la casa más triste de la ciudad. En ella vive un enfermo. Masferrer casi siempre está en cama. Su cuerpecillo un poco encorvado pasa en reposo largas horas, enfundado en las mantas tibias. Dentro de ese cuerpecillo claudicante vive Masferrer y para llegar a él hay que acercarse a su lecho, sentarse a la cabecera de este lecho, donde el enfermo reposa y medita. Y yo busco a Masferrer porque estoy triste, ya lo he dicho, el que está triste se siente enfermo, llego a él como llegaría al médico. El gran escritor sabe curar las dolencias del alma y aunque parezca paradójico, en aquella cama reposa el hombre más sano de la ciudad, Masferrer, cuya robustez de espíritu llena las almas de esperanza y contagia de juventud y de belleza". (Pág. 239 " En entorno a Alberto Masferrer")


          " Qué luchas internas habrá tenido que sostener este hombre y cuales sostendrá por la manifestación del Yo, que es el ideal de los que han visto brillar claramente la estrella de la sencilla verdad! Unificación, visión del Yo como uno con Dios, unión del Yo interior con el Yo superior. Es esta unificación la que hace al hombre y le da derecho a llevar un nombre. Porque, ¿cómo dominar a un ser en cuyas regiones intimas se agitan dos y a veces más espíritus distintos? Cuántas veces- ¡y cuan a menudo! dejamos a nuestro cuerpo obrar en contradicción con nuestra mente. Somos muy falsos. Tratamos de engañarnos por amor al mal y sostenemos en nuestro cuerpo, luchas encarnizadas en las que más a menudo triunfa la bestia sobre el espíritu."
(ver Pág. 241, "En entorno a Alberto Masferrer")


          El famoso escritor salvadoreño, Miguel Angel Espino (hermano de Alfredo Espino- gran poeta aguachapaneco)  nos dice de Masferrer:


            " En resumen de las opiniones expresadas por la prensa es este: "tenemos una campiña feudal; pueden arraigarse latifundios, pero, en realidad, tomando en cuenta precisamente la asfixia territorial, si existe concentración de producción; la vida campesina necesita garantías; se roba a los trabajadores, la culpa de este ultimo fenómeno eruptivo la tienen los propietarios que mantienen en sus posesiones un verdadero sistema feudal" 

 

            Masferrer dijo esto antes de los acontecimientos penosos que enlutaron la vida nacional. Su culpa es haberse adelantado. Su culpa es haber predicho. Y haber señalado para que los conflictos entre el capital y el trabajo no se decidieran en esta forma tan cruel como la que los sucesos pasados arrojaron.

 
           "Bastaría preguntar a sus detractores si entienden remotamente lo que el sistema bolchevique representa en lo económico y los medios que impone para lograr sus aspiraciones, y si han tomado el trabajo de reflexionar un momento sobre las ideas del pensador salvadoreño, que en un porvenir más justo o menos ignorante, tendrá que aparecer como el apóstol de la armonía social.

          
             Es obligatorio para sus amigos y sus enemigos detenerse un instante, y con un poco de honradez en la cabeza y en el corazón, pensar las ideas del maestro extinto. Y además de honradez digámoslo claramente, con un poquito de comprensión." 
(ver: Pág. 257- "En entorno a Alberto Masferrer")


             El trabajo de los jesuitas en El Salvador, ha sido un trabajo de entrega, de amor, de cuidar porque "la historia dé un vuelco, para bien", hasta lo que he podido averiguar, se sintieron llamados a hacer algo por un pueblo, que sufría bajo la indiferencia, el egoísmo acaparador, explotador del gobierno, del ejercito. Se buscaba justicia, después del Concilio Vaticano II, y después de Medellín. Que pudieron hacerlo de una forma más "sutil", pudieron, debieron, posiblemente, pero ante la premura de los acontecimientos, trataban de desenmascarar la mentira, jugándose para ello, todos los riesgos, pero como digo en otra parte:no podían vivir como los monitos: "No ver, no oír y callar"... especialmente cuando Dios les había dados tantos talentos: "tenían ojos para ver, oídos para oír y boca para hablar".   Una encrucijada, ¿no? Lamento mucho sus muertes. Eran hombres nobles, buenos, preocupados, y antes que nada: no fueron espectadores…