La peste (Albert Camus)
Raquel Molina Serrano


De las novelas que he leído últimamente, ésta ha sido una de las que más me han gustado, podría decir que la que más me ha impresionado. No ha sido mi primera lectura de Camus, leí hace varios años “El extranjero”, y me ha resultado inevitable compararlas.

Desde mi punto de vista, lo único que tienen en común estos dos libros es que tienen el mismo autor, que están dentro de la corriente existencialista y que están brillantemente escritos. Ahí terminan sus semejanzas. “El extranjero” es una lectura profundamente pesimista, o por lo menos así me lo pareció a mí en el momento en que la leí. “El extranjero”, que recuerdo con cariño porque es un libro de los que considero imprescindibles, hace sin embargo que tiemble al pensar en una relectura. ¡No! Tal vez más adelante.

¿De qué trata “La peste”? Una ciudad argelina, Orán, es sitiada, en pleno siglo XX, por la peste; una plaga de dimensiones bíblicas que estaba ya más que erradicada de la memoria del ser humano. Dicen que Camus utilizó este argumento para construir una alegoría de la Europa arrasada por las dos guerras mundiales (no olvidemos que este libro se publicó en el año 1947).

Sin embargo, a pesar de este argumento tremendista, “La peste” es un libro humanista que permite vislumbrar con optimismo una finalidad altruista a la existencia: la salvación del hombre por el propio hombre.

Una lectura, no sé si veraniega, pero sí que muy recomendable.