Hace mucho tiempo que no escribía en esta sección...



Hace mucho tiempo que no escribía en esta sección, siempre por falta de tiempo la mayoría de las veces y otras por pereza, pero hoy me he decidido a escribir unas líneas.

Quiero hacer una reflexión sobre el tema de moda en España, Europa y el mundo………. Cha chan, la crisis………. La maldita palabra que nos está jodiendo la vida a todos de una forma u otra.

Las causas, efectos y consecuencias las conocemos todos o casi todos (algunos políticos no se dan por enterados o no se quieren enterar).

Todos llevamos un historiador que habla con soltura de la crisis del 1929 y habla de las ideas de Keynes y las consecuencias del antes y después de las crisis. Y qué me dicen del economista que llevamos también en el fondo de nosotros… Ahora oyes a todo el mundo en el mercado que si la prima riesgo, que si los mercados nos están tratando injustamente por la situación griega y otras cosas que hasta hace dos días nadie conocía ni tenía intención de conocer, pero los tiempos mandan y hay que estar al quite. Y por no hablar del famoso “hazte Bankero”.

 

Pero en este caso, yo me quería referir a la otra cara de la crisis, la del día a día, la del obrero que lleva 27 años trabajando en la misma empresa y que no sabe nada de la situación macroeconómica y geopolítica y que gracias a una reforma laboral salvaje y brutal le deja en la calle con 61 años y prácticamente una mano delante y otra detrás (20 días por año trabajado con un máximo de 12 pagas). Y si antes encontrar trabajo a partir de 45 años era casi imposible encontrarlo ahora con lo que está cayendo es como si fuera más fácil que te tocara la lotería. Ese ciudadano, que llegaba cansado de trabajar y lo único que quería era cenar y ver un poco la tele antes de que el sueño le venciera, era abducido por el verdadero poder de los mass media dominados por la derecha más rancia y arcaica de este país (los sepia) .

 

Ese machaque diario al que someten los medios a esos ciudadanos donde les venden que no hay solución, que la cosa esta muy mal y que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (habrán sido ellos, porque a mí no me invitaron a ninguna fiesta durante estos años). Y que los funcionarios son unos vagos, que si los profesores no hacen nada, que tener 40 niños en una clase con un profesor en vez de 20 con dos profesores es bueno para socializar, que cómo vamos a cobrar impuestos a la iglesia, que la reforma laboral es justa y necesaria porque así crearemos más trabajo y que hombre como no vas a pagar un eurito por una receta, si es que nos ponemos malitos muy a menudo y estamos derrochando……………. Y así todos los días erre que erre hasta que pasan 4 años y al ciudadano le toca votar y le dicen que es lo más grande que ha parido madre, que es un acto de madurez democrática y que vayamos como corderitos a echar la papeleta en la urna para que sigan dándonos por el culo y ahora sin vaselina porque no podemos gastar.

 

Y ese ciudadano, que es un obrero al fin de cuentas, va y vota en contra de sus intereses para que le sigan sodomizando, según ellos por su propio bien, porque al final sarna con gusto no pica, que aquí la culpa de todo es de los Sindicatos (reencarnación del mismísimo Satanás) y de nosotros mismos que no sabemos lo que queremos y para qué lo queremos.

 

Al final, ese ciudadano despedido que se creyó todo lo que le dijeron los de la TDTparty, me dice: pensaba que después de 27 años trabajando para la empresa, esta se portaría mejor conmigo. Y entonces te dan ganas de reírte y decirle: menudo gilipollas que estás hecho, que no hay cosa más tonta en el mundo que ser obrero y votar a la derecha, pero en ese momento se te cambia la cara y sólo puedes sentir lástima y pensar “pobrecillo” a lo mejor mañana me toca a mí.