Gracias, señor Presidente



Sí, en efecto, salgo en defensa de nuestro denostado presidente. ¿Por qué? Sencillo, no le hemos valorado en su justa medida y sobre todo por lo que está haciendo por nosotros, y paso a enumerar:

 

Nuestro presidente nos ha guiado por el camino de no gastar lo que no tenemos (principio básico en el socialismo y no en el capitalismo), la tarjeta Visa ni olerla y la débito cuando haya, esto nos ha hecho más ahorradores. Nos ha hecho más sanos al subirnos el tabaco y el alcohol para que no consumamos estos productos tan nocivos, nos ha hecho que caminemos muchísimo con tanta marcha y manifestación desde todos los puntos de España y sobre todo en la capital. Una vez terminada la marcha hemos seguido con las series como los atletas profesionales haciendo carreras cortas y rápidas delante de unos uniformados que nos tiran botes de humo y pelotas de goma para motivar.

Nos ha hecho ver que un salario de 1000 € es toda una pasada y que con poco bien se vive, y que lo importante es “tener corazón”.

Qué la sanidad que antes menospreciábamos como una auténtica porquería ahora sea defendida por la mayoría como un ejemplo mundial.

 

Las Navidades, ay, las Navidades, este hombre nos ha enseñado que era todo un engaño comercial. Desde que no tenemos paga extra y nos han bajado unilateralmente el sueldo hemos recuperado el sentido familiar de las fiestas, salimos menos a consumir y gastar sin mirar. Ahora las fiestas serán en casa con nuestros amigos y seres queridos y los regalos serán más con el sentimiento que con la cartera, y pongo ejemplos: para los hermanos, esos pequeños libros de autoayuda que nos van a sacar de la crisis, a tus sobrinos en edad escolar, una camiseta verde en defensa de la escuela pública, y a nuestros padres, una camiseta blanca en defensa de la sanidad. Y el regalo estrella, la bici que sustituye al coche y su gasolina que anda por las nubes.

 

Si nos quedamos sin trabajo y nos mandan a casa podemos aprovechar para sacar a nuestros hijos de la guardería y disfrutar más de ellos.

Rajoy nos invita a que viajemos mucho más al extranjero y conozcamos que otros países son posibles al reducir nuestra prestación y de esta forma aprendamos idiomas en el país destinatario.

 

Nos ha enseñado el valor de la marca blanca en los supermercados. Antes gastábamos en primeras marcas como locos y decíamos “las marcas blancos son basura” y ahora decimos: “pues oye tampoco están tan mal”.

 

 

Otro logro de nuestro presidente es sin duda la cantidad de nuevas palabras y términos que hemos aprendido y de temas que nunca hubiéramos pensado que nos llegarían a interesar.

A saber: suprime, dación en pago, desahucio, prima riesgo, banco malo, usura, democracia real, quita, crédito blando, intervención, paga extra, reforma laboral, paro, antidisturbios, Islandia, futuro, impuestos, etc ……

 

Otro triunfo suyo ha sido que ya dejaremos de pelearnos e ir a juicio por todo, ya sólo los ricos podrán pleitear y los demás solucionaremos las cosas con un abrazo y un apretón de manos, eso sí es amor al prójimo.

 

Gracias por cambiarnos la vida Sr. Presidente.

Para que luego digan que este hombre no nos ha enseñado a vivir mejor, que digo, muchísimo mejor: gracias, y mil veces gracias.

Por todo esto y por lo que vendrá.

 

Adiós