El helicóptero


Hace unas semanas el candidato del primer partido de la oposición y la Señora Marquesa de Murillo, Presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, tuvieron un accidente de helicóptero. Éste tuvo lugar en la inauguración de dicho aparato.

Al día siguiente un “prestigioso” periodista, que tiene un programa de radio, escribió en un peródico de tirada nacional la siguiente afirmación: si hubiera ocurrido una desgracia, la sombra del magnicidio hubiera sobrevolado sobre el Gobierno de la nación y más concretamente sobre el Presidente del Gobierno.

La tesis del “periodista” en cuestión parece bastante ocurrente y con una lucidez desmesurada, aunque en mi modesta opinión el objetivo está bien localizado, pero el promotor es erróneo según la tesis del periodista.

Desde otro punto de vista podríamos teorizar que el magnicidio fue orquestado desde la calle Génova (sede del PP) y la ejecutora, la Presidenta de la Comunidad de Madrid.

A saber:

El día en cuestión se inauguraba un nuevo helicóptero policial que haría las delicias y la salvaguardia de los ciudadanos madrileños, pero nada más despegar el helicóptero se estrelló con los pilotos, el candidato de la oposición (objetivo), un cámara de TV (coartada) y la ejecutora en cuestión (Sra. Marquesa).

¿Cómo? muy sencillo, se estrenaba un aparato “nuevo” para la policía. Después del accidente nos enteramos de pasada que dicho aparato presentado como lo último de lo último no era tan nuevo como nos habían contado, nada menos que era de 1994 y de segunda mano; curioso que nuestra amada Presidenta se jacte de decir ser la Comunidad autónoma más rica y potente de España y a la vanguardia de las regiones más prosperas de Europa, y he aquí que estrenamos un helicóptero de segunda mano ¿curioso, verdad?, otra pregunta sería: ¿se compró como nuevo el aparato en cuestión?

En la hipótesis propuesta, la Presidenta de la Comunidad de Madrid tendría la coartada de que ella fue parte implicada en el accidente y por ello libre de sospecha, pero su verdadero objetivo era eliminar de un plumazo al primer candidato de la oposición al Gobierno. De esta manera, la derecha Nacional y Católica y más reaccionaria tendría la excusa perfecta para colocar a un miembro más acorde y mucho más radical al frente del partido de la oposición como pudiera ser la propia Sra. Marquesa, ya que el actual candidato es tachado desde la esfera de su propio partido como “blando”.

Uds. se preguntarán, y si la Señora Marquesa hubiera caído también en el accidente…… la Calle Génova lo tenía todo previsto, en ese supuesto, sin duda alguna, el Ex-presidente del Gobierno hubiera sido llamado a salvar a la patria de los enemigos internos y externos de nuestro amado país, resurgiendo como el Ave Fénix de sus propias cenizas, para mayor gloria de Dios y de España.

AGR