Octavio Paz decía: Palabra-Imagen-Silencio-Poeta-Soledad
Confirmemos su credo en 3 poemas de Gorosito
Washington Daniel Gorosito Pérez


Encuentro con Gorosito...


La poesía es silencio y soledad. Octavio Paz decía que el poeta es un creador solitario. Su herramienta el lenguaje representa un elemento vital, que refleja sus contenidos, su particular expresividad por la emoción poética: el mundo fluye transcurre en un movimiento interminable aunque se eterniza en la sonoridad del poema. Por lo mismo, la palabra designa a la esencia, es la substancia misma: ahí estriba lo mágico del lenguaje, el sentido de la palabra. Presente esa soledad del poeta a la que hace referencia Paz en el siguiente poema de mi autoría:

 

SOLEDAD POÉTICA 

Las horas embalsamadas

pesan como alas de granito

ecos de la lluvia que fue,

centelleantes perlas,

goterones de agua cielo

que las nubes al azar

dispersan

y golpetean estatuas adormecidas

de fría piedra, fría existencia y

fríos recuerdos,

azotadas por un agrio viento del Sur.

Ya late el individuo.

Frío súbito.

¿ Por qué para los poetas,

la soledad tiene que ser fría?

 

En su obra El arco y la lira, dice Paz que el poema es un conjunto de signos que buscan un significado, de ahí también que cada forma lírica exteriorice una idea. El fluir de la voz, la cristalización visionaria del canto desemboca en el discurso, en el poema- objeto, en el poema- exploración. Signos e imagen que plantea Paz, los vemos y sentimos en mi poema:

 

SEMIÓTICA

Un viento derrama signos

despiertan códigos de soledad,

entre hojas y olas,

árboles y mares

raíces e islas donde hurgan los escribas

desatanudos de palabras

deambulan en unamaremágnun

de símbolos

restos de letras

flotan en el aire

símbolos extraños

señales del cielo

signos ,

un río revuelto de pensamientos.

El poema como consecuencia,

el verso exquisito y cálido

que iluminará caminos.

 

Para Octavio Paz, la experiencia poética es irreductible a la palabra y, no obstante, sólo la palabra la expresa. La imagen reconcilia a los contrarios, mas esta reconciliación no puede ser explicada por las palabras, excepto por las de la imagen, que ha cesado ya de serlo. Así la imagen es un recurso desesperado contra el silencio que nos invade cada vez que intentamos expresar la terrible experiencia de los que nos rodea y de nosotros mismos.

El poema es lenguaje en tensión: en extremo de ser y en ser hasta el extremo. Extremos de la palabra y palabras extremas, vueltas sobre sus propias entrañas, mostrando el reverso del habla: el silencio y la no- significación. Más acá de la imagen, yace el mundo del idioma, de las explicaciones y de la historia. Más allá, se abren las puertas de lo real: significación y no significación se vuelven términos equivalentes. Tal es el sentido último de la imagen: ella misma.

 

PALABRAS INÚTILES

Que broten las palabras

 

que no son más que palabras.

 

Que caigan los llamados innombrables.

 

Mientras la tierra sigue quieta, expectante,

que empiece la fiesta de la lluvia

sobre el monte.

 

Esperando…

La caída del rayo que genere confusión.

Confusión de cuerpos y objetos.

Confusión de ideas y valores.

 

En la naturaleza del espíritu

quedará la huella marcada

y de una fisura brotarán

las palabras,

que no son más que palabras,

que cuál paisaje otoñal

flotan en el viento

inútilmente .

 

              ¡Hasta el próximo encuentro…!