NŠufragos
Luciano Ribero



Hacía meses que andaban a la deriva, sin alimentos. Por eso la satisfacción del jugo de sangre acariciando su lengua, junto a la de los dientes despedazando la carne de la presa, era sublime. Mañana Eusebio no pasará hambre.



 ©Luciano Ribero