Los doce trabajos
Edgar Tarazona Angel



PRIMER TRABAJO

En la última entrega los dejé en la corte del rey EURISTEO a donde lo envió el oráculo para pagar por la medio cagada que hizo Hércules de matar a su mujer y sus tres hijos, yo dije que estaba borracho y emburundangado y por ninguna parte encontré datos que me dijeran lo contrario, de maneras que el rey le dijo:

-          Hércules, ya que usted es tan macho pues me tiene que arreglar doce asuntos que me tienen jodido y me quitan el sueño, para empezar mate un maldito león que me tiene amargada la gente.

MATAR EL LEON DE NEMEA

Nemea era como una finca cerca de Micenas donde gobernaba Euristeo. Para allá se enrumbó Hércules a enfrentarse con la fiera, lo que no les he dicho es que el animalito era blindado como los carros de los congresistas y no le entraba bala ni machete ni nada. Nuestro héroe se quedó la primer noche donde Molorco pensando cómo demonios iba a matar ese felino.

Se armó de flechas, un garrote enorme de olivo (no es el hermano de Oliva la de Popeye, es del árbol de ese nombre)y una espadota tamaño familiar pero estas armas no le sirvieron para un carajo. El muchacho descubrió que la guarida del león tenía dos bocas así que las taponó con piedras y ramas y lo puso a ayunar; cuando el animal no aguanto más y buscó la salida Hércules lo agarró por su cuenta y le aplicó unas cuantas llaves de lucha libre hasta estrangularlo.

Cuando quiso quitarle el cuero y la cabeza para llevarlas a donde el rey, nada, el cuero de este animal no se dejaba penetrar de la espada ni del cuchillo; pero con en las historias de la mitología siempre hay un dios o una diosa que ayudan para lo bueno o a joderlo a uno, pues esta vez fue Atenea, la hija de Zeus que se le apareció en figura de vieja bruja y le dijo:

-          Mire mijo, con las mismas uñas del gatito, puede desollarlo y arrancarle la cabeza.

Así o hizo y arranco donde el rey que no quiso recibirlo porque se cagó del susto y le dijo que cumpliera con sus trabajos pero que no entrara en la ciudad nunca jamás. La piel le sirvió para cubrirse y la cabeza de yelmo que es como quien dice un casco. En la lección anterior dije que era cuando más muchacho pero en esto de la mitología se encuentran versiones contradictorias y yo estaba muy chiquito cuando pasó esto de manera que no se cual de todas es la verdadera, de todas maneras la intención es contarles de manera amena la mitología griega y espero que la disfruten. El próximo capítulo corresponde a l segundo trabajo.

 

El león había estado aterrorizando los alrededores de Nemea, y tenía una piel tan gruesa que resultaba impenetrable a las armas. Cuando Heracles se dirigía a cazar al león se hospedó en casa de Molorco

, partiendo después hacia la guarida de la fiera.

Cuando Heracles se enfrentó a él por primera vez, usando su arco y sus flechas, un garrote hecho de un olivo (que él mismo había arrancado de la tierra) y una espada de bronce, todas las armas resultaron inútiles. La morada del animal tenía dos entradas: Heracles lo azuzó hasta que el animal penetró en ella, taponó una de las entradas y acorralándolo por la otra lo atrapó y lo estranguló.

Heracles llevó el cuerpo del león a Micenas para que lo viera el rey Euristeo, quien elegía qué tareas debía cumplir el héroe en el camino de los doce trabajos. Pero éste se asustó tanto que prohibió a Heracles volver a entrar a la ciudad, y le ordenó que de ahí en adelante le mostrase el fruto de sus trabajos desde fuera. Euristeo mandó a sus herreros que le forjasen una tinaja de bronce que escondió bajo tierra, y en la que se refugiaba cada vez que se anunciaba a Heracles, comunicándole sus instrucciones a través de un heraldo.

Heracles empleó horas intentando desollar al león sin éxito. Por finAtenea, disfrazada de vieja bruja, ayudó a Heracles a advertir que las mejores herramientas para cortar la piel eran las propias garras del león. De esta forma, con una pequeña intervención divina, consiguió la piel del león, que desde entonces vistió a modo de armadura, usando su cabeza como yelmo.

 

 

 

LISTA DE LOS DOCE TRABAJOS DE HÉRCULES

 

Voy a darles la lista de los doce trabajos de nuestro héroe como una guía para que no se confundan con los trabajos de otros héroes modernos como Superman, Batman, Spiderman y otros forzudos de menos fama. El rey no se si se lo dijo de una vez o se los fue soltando de a poco… porque no crean que esas tareas fueron fáciles, el muchachón demoro como diez años en cumplir su castigo, algo así como las tareas que ahora les dejan a los escolares; y en paga ¿saben que le dieron?, no lo dicen los libros pero creo que nada, ni las gracias, lo único que deseaba el rey con toda su alma es que ese animal con tanto músculo se largara bien lejos.

El orden tradicional de los trabajos es:

1.     Matar al león de Nemea y tomar su piel

2.     Matar a la hidra de Lerna

3.     Capturar a la cierva de Cerinia

4.     Capturar al jabalí de Erimanto

5.     Limpiar los establos de Augías en un día

6.     Matar a los pájaros del Estínfalo

12.     Capturar al toro de Creta

8.     Robar las yeguas de Diomedes

9.     Robar el cinturón de Hipólita

10. Robar el ganado de Gerión

11. Robar las manzanas del jardín de las Hespérides

12. Capturar en los infiernos a Cerbero

 

 

SEGUNDO TRABAJO DE HÉRCULES

MATAR A LA HIDRA DE LERNA

 

La hidra era una especie de cruce, dragón pero sin candela y alien de los profundos infiernos; estos griegos antiguos en esta época ganarían millones asesorando a los creadores de monstruos para el cine y la TV. Quien sabe que se fumaban o se metían en el cerebro para imaginar tantas vainas tan interesantes; pues este monstruo tenía muchísimas cabezas, no digo la cantidad exacta porque de pronto alguno de mis lectores me dice que esas no son y es que en mis lecturas encontré el bicho con diez, veinte, cincuenta y hasta cien cabezas pero, lo cierto es que a Hércules le correspondía matarla.

Hasta ahí todo bien, todo bien como dijo el Pibe Valderrama, eso era pan comido; no crean mis muchachos que los griegos no se l aponían fácil a un héroe ni puel patas porque si el animalucho perdía una cabeza de allí le nacían dos y para colmo de males tenía un aliento venenoso, hagan de cuenta el de un borracho que lleva cinco días bebiendo de todo. Ah, se dice de Lerna porque habitaba en el lago de ese nombre. Por si acaso, la hidra era hija de Equidna y Tifón (después les cuento quienes eran estos padres modelos que engendraron ese encanto de criatura.

Hércules la encontró y con la espada que le había obsequiado… comenzó a cortar cabezas y estas a retoñar, pero como todo héroe tiene su ayudante divino o humano, su sobrino Ioalos que lo acompañaba prendió un leño y con esa antorcha iba quemando la herida que ya no retoñaba. Cuando termino de cortar porras utilizó la sangre del animalito para envenenar sus flechas.

Olvidaba decir que una de las cabezas era inmortal, de manera que Hércules la enterró y hasta donde se sabe nadie la ha encontrado ni ha dado señales de seguir viva. Cumplida esta tarea fue donde el rey a ver que otra maricada se le ocurría.

 

TERCER TRABAJO

CAPTURAR A LA CIERVA DE CERINIA

Los ciervos o venados, para que me entiendan, tienen fama de ser animales nerviosos pero mansos, lo cual lo pone a pensar a uno que trabajo era para un machote como Hércules agarrar esta presa. Les cuento que si había enredos en el asunto porque el animalito le pertenecía a la diosa ARTEMISA, que es la misma Diana Cazadora de los romanos, y esta señora sentía un gran amor por su animal porque, en el pasado, era la única de un grupo de cinco que no pudo atrapar para engancharla en su carro.

La cierva tenía pezuñas de cobre y cornamenta de oro y además era muy veloz. Como el héroe había jurado cumplir con doce trabajos se dedicó noche y día a perseguirla durante un año, hagan de cuenta un muchacho bien tragado de su compañera de clase que no la deja a sol no sombra, y la siguió hasta el país de los HIPERBÓREOS (tema para otra lección) y cuando el animal se cansó de correr y correr y paró a la orilla del camino en una tiendita a tomar gaseosa, Hércules la atrapó. Es por molestar, en esa época no vendían gaseosa y la agarró fue en un pozo sin derramamiento de sangre porque, y esta era otra dificultad, si una sola gota se derramaba la diosa lo castigaría. El asunto es que le disparó una flecha que atravesó la pata entre el tendón y el hueso y allí no hubo sangre de nada. La amarró por si acaso, para que no pataleara, se la echó a los hombros y se la llevo a Euristeo en Micena. No se sabe que cara puso la diosa porque o quedaron fotos ni videos del acontecimiento.

CUARTO TRABAJO

CAPTURAR AL JABALÍ DE ERIMANTO

Recuerden mis amigos lectores que un jabalí es como un marrano salvaje muy grande que tiene unos enormes colmillos y puede matar a una persona con ellos; no hay noticias de que alguno sea mascota de un niño y menos que en un circo los hayan amaestrado, entonces, el bicho se las trae. Dice la mitología griega que este del relato, además, era antropófago, o sea comía carne humana, haga las aclaraciones porque una amiga confundía antropófago con antropólogo y decía que uno de sus hijos era lo primero, para asombro de sus amistades.

Pues el jabalí de Erimanto causaba desastres en la región de este nombre y este era el que debía cazarlo con zeta, digo porque casarlo con ese sería unirlo en matrimonio con una jabalina y ahora que recuerdo así se llama una especie de garrocha o lanza que usan en una competencia de los juegos olímpicos (otra vez me salí del tema); no debía matarlo sino atraparlo y llevarlo donde el rey.

Por el camino nuestro amigo de aventuras se encontró con su amigo el centauro FOLO quien lo invitó a unos tragos para recordar viejos tiempos y como esa bebida era exclusiva de los centauros enfurecidos atacaron a Hércules quien se defendió a patadas y puños pero al notar que seguían jodiendo a punta de flecha mató un montón (recuerden que las flechas estaban envenenadas con la sangre de la Hidra). FOLO, se asombro de que una varita tan pequeña matara y tomo una para observarla pero se le cayó con tan mala fortuna que le hirió una pata (en un libro dice pié pero se olvidaron que los centauros de la cintura para abajo eran caballos) y a causa de la herida estiró la pata. Hércules lo enterró al pie de una montaña que recibió su nombre. Me da la impresión de que todas las borracheras de nuestro muchacho terminaban en desgracia y aun no existían los AA para su recuperación (Alcohólicos Anónimos)

Siguiendo el rastro encontró al animal arrancando árboles de raíz con sus colmillos y al ver al hombre huyó, tal vez lo confundió con un león por el casco así que, por varios días, Herculitos lo persiguió hasta cansarlo, saltó sobre su lomo y lo amarró con cadenas. Igual que con la cierva se lo echó al hombro y lo llevo al rey para que le diera su siguiente tarea.

 

QUINTO TRABAJO

LIMPIAR LOS ESTABLOS DE AUGIAS

Cualquiera puede pensar que esto no tiene gracia y que limpiar un establo es labor fácil; el asunto se complica si debe cumplirse en un solo día y dicho sitio nunca había sido aseado y contaba con cientos de animales; ustedes pueden imaginar las toneladas de estiércol y orines que se acumulaba en el lugar. Pues Hércules tenía algo de negociante, así que fue donde el Rey Augias y se ofreció para limpiar sus establos a cambio de una parte del ganado, el rey aceptó con la condición de que lo hiciera en menos de 24 horas con la sospecha de que no podría y así humillarlo y no cumplir el trato.

También debo decir que el inmenso rebaño estaba custodiado por doce enormes toros que su padre Helios le había regalado y que impedían intrusiones de hombres y animales, entonces nuestro héroe no busco escoba, baldes, trapero y detergente, ¿para qué?, así nunca terminaría. Subió a la montaña donde nacían dos ríos; el ALFEO Y PENEO, hizo un canal para desviar el cauce y que las aguas pasaran por los establos y cuando estuvo todo listo soltó ese chorro de agua que limpió toda la mierda acumulada en años de suciedad.

El rey Augias se emputó, como decimos en Colombia, y le dijo que no le pagaba el trato, que el trabajo lo hicieron los ríos no Hércules, que ni pensara en reclamar las reses prometidas y lo mismo pensó Euristeo, alegando que este trabajo no contaba en el castigo. El héroe entonces convocó varios pueblos aliados que no les nombro para no confundirlos y se enfrentó a Augias en una guerra donde murió su hermano Ifides, al ser derrotada pactó una tregua y tres años más tarde volvió con mejor ejército y derrotó a Augias. Para celebrar su victoria Hércules funda, por así decirlo LOS JUEGOS OLÍMPICOS (acá tienen mis queridos lectores una de las hipótesis del origen de estos juegos que congregan los mejores atletas de todo el mundo cada cuatro años).

 

SEXTO TRABAJO

MATAR LOS PÁJAROS DEL ESTÍNFALO

Estos avechuchos eran enormes. Como eran aves pues poseían todas las características de la especie con algunas diferencias no muy pequeñas: las alas, el pico y las plumas eran de bronce (siempre pienso en las películas de ciencia ficción de ahora) y sus cagadas asolaban los sembrados causando la ruina de los campesinos de la región de Estínfalo; para completar el tenebroso cuadro de los animalitos se alimentaban de carne humana y cuanto animal se pusiera a su alcance; a estos angelitos era que Hércules debía dar matarile.

Euristeo le ordenó a Mr. Músculos exterminarlos porque también se atragantaban con el ganado. Organizó sus municiones que eran las flechas envenenadas con la sangre de la hidra, ¿recuerdan? Y se percató de que eran demasiadas y no le alcanzaban, además su fuerza bruta no le valía con seres voladores y ninguna diosa le dio poder de elevarse a las alturas… y por esas regiones no existía la marihuana para ponerse a volar.

La solución me parece muy pendeja, sin gracias, como si a los griegos les hubiera fallado la imaginación; resulta que la diosa Atenea se apareció a Hércules y le dio una hijuemadre campana, así como lo oyen, lo puso de campanero, y cuando la puso a repicar los malditos pájaros salieron en desgracia para la quinte porra; a los más rezagados los bajó a flechazos, así sería de lindo el sonido de la campanita, ¿no? La quinta porra en esa época quedaba en el Mar Egeo y allí fueron encontradas años más tarde por Jasón y los argonautas (esa es otra historia bien bacana).

El cuento aun no termina, al regreso de nuestro héroe encontró a Euristeo escondido debajo de la cama muerto del susto porque en el cielo sobrevolaban su palacio cierta cantidad de estos pajarracos y Herculitos sacó de nuevo la susodicha campana y los sacó en huida.