volver a la portada


Afrodita como inspiración para nuestros personajes



Afrodita en tus historias puede ser una personalidad o también una faceta de una persona. En una historia se puede concebir como una energía, alguien descubre de repente su poder de atracción a través de un enamoramiento. También podría representar al personaje seductor, irresistible, desinhibido, muy consciente de su capacidad de atracción, de su belleza personal. No creería en los límites ni se echaría atrás ante la posibilidad de vivir una aventura con una persona casada o de ser infiel a su cónyuge. Las suyas serían aventuras en las que buscaría la pasión, el disfrute del momento, y no la continuidad ni la estabilidad, y en las que ella tuviera muy claro que nunca se separaría de su marido (Afrodita nunca se separó de Hefestos). Después de que las relaciones se acabaran, su carácter no dejaría espacio para la nostalgia (recordemos que una vez al año recuperaba su virginidad bañándose en la laguna Estigia). Por otro lado, la parte negativa de un personaje afrodita sería la necesidad de tener continuamente aventuras amorosas para ser feliz; nos referimos al personaje que se deprime por quedarse un sábado por la tarde solo en casa, que vive hacia fuera y que no cultiva la vida interior. Tenemos la versión negativa de Afrodita en  MadameBovary . Emma Bovary vive en una ciudad de provincia. Su marido es médico, tienen una hija, ella tiene una posición más o menos acomodada. Pero siente un gran vacío en su vida. Ese gran vacío lo va llenando con aventuras amorosas, que tampoco acaban llenándola y que la llevan a endeudarse y a la autodestrucción. En la novela El retrato de Dorian Gray el personaje principal, Dorian, es un joven bellísimo. Basa el éxito de su vidan en la conservación de su belleza exterior, sin importarle el daño que hace a los demás ni a su propia espiritualidad. Elección artística Si además de gustarte la mitología, te gusta escribir, en esta sección de este libro encontrarás propuestas e ideas. Pero no vamos a llamar a esta parte ni práctica ni ejercicio, puesto que escribir es un algo jubiloso que te llevará a un viaje interior y literario. Por eso se llama elección artística:

Crea un personaje afrodita para la época actual, en el siglo XXI. Piensa en el tipo de trabajo que tendría, su rutina diaria, cómo se comporta con los demás en general. Y, sobre todo, disfruta escribiendo.

 

Extraído de  Mitología para curiosos , de Patricia Sánchez-Cutillas


volver  v o l v e r