Presentación del libro de Sandra García Colina:
Sherezade ya no danza



El pasado miércoles 26 de mayo de 2010, a las 19.30 horas, tuvo  lugar la presentación del libro Sherezade ya no danza, de Sandra García Colina, publicado por Sial Ediciones, en el Café Libertad 8.


Intervinieron en el acto:

Marta Vaquero Galán, prologuista del libro,

Yolanda Castellote, experta en Formación,

Janeth Cardona, creativa,

David García Baeza, aventurero,

Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,

y la autora del libro.



 

La autora

Sandra García Colina, comienza su búsqueda en Bilbao en el año 1973. Guiada por su instinto natural de aprendizaje ha cursado estudios de Psicología, Yoga, Coaching. Ha colaborado intensamente con diversos proyectos de apoyo a discapacitados y otros colectivos y ha estado gran parte de su vida laboral unida a una multinacional  en la que ha ocupado diversos puestos. Creativa y curiosa, sus pinturas y escritos siempre han sido una parte esencial de su crecimiento, impulsados por sus ganas de transmitir y ayudar a los demás. Todas las experiencias vividas (pintadas, escritas) a lo largo de toda su trayectoria vital, junto con las emociones y conocimientos adquiridos en una vida pasada, dan lugar a la creación de este fascinante libro pleno de pasión y coraje de una mujer valiente y libre, Sherezade. 

 


 

La autora en la Feria del Libro de Madrid firmando
junto a Luis Eduardo Aute



La autora nos cuenta a Creatora:

“ Nunca  tuve el propósito de publicar este relato.

Es tan íntimo e inconsciente que compartirlo hace que una parte de mí se exponga como pocas veces lo ha hecho.

Tampoco sé que parte de mí habita en Sherezade y qué parte es una producción de mi creatividad... pero sí sé que ella encarna un concepto, un arquetipo, con el que me  siento totalmente identificada... la LIBERTAD.

Como ella, no entiendo la vida sin coraje, si pasión y sin lucha por lo que uno quiere. En eso somos  idénticas.

Sólo cuando uno se siente libre puede  ser y hacer felices a los que le acompañan en este camino que llamamos vida. ¡Y no hay excusas!

Sherezade salió de un mundo sórdido, de esclavitud y encontró su sitio. Como ella....todos podemos dejar de danzar si lo que escuchamos de fondo no es la música de nuestra alma...”