Pantagruélico cuerpo
María José Mures




Debajo de tu pecho

estaba el mar,

tus ojos

mirabel de deseo

como margarita

me llamaban,

con ecuóreos movimientos

llenamos el mar con los ojos.