Un día por la calle
Melissa Ardan Rojas



Con pasos vacilantes,
me conducen mis miembros
por el mundo
no soy yo quien los domina,
soy una sombra de lo que fui...

El mundo gira como siempre,
su velocidad no ha cambiado
y la gente pasan como cometas
a mi lado,
nada parece fijo,
más es mi cuerpo
el que tambalea,
doy pasos lentos
muy lentos,
trato que mi eje central
me mantenga recta...

De pronto escucho
unos pasos que se acercan
me detengo
y observo pasar a una jovencita
a mi lado, con un "Elan Vital"
¡que da gusto!
y admiro sus pasos "seguros".
Al rato escucho el eco
de sus pasos al alejarse..
y los escucho, con mucha atención...

Me parece
hace mucho tiempo
cuando mi caminar
era tan seguro,
como el de esta chica..

Yo me pregunto ahora:
¿volverán mis miembros
algún dia a sostenerme
de tal manera
que me hagan sentir,
que vuelo al correr?

Si, para tener paciencia conmigo misma,
observo el mundo,
con mucha atención.

Ahora miro el mundo, con otros ojos,
veo como vibra la vida, a mi derredor,
en los colores de la naturaleza
en la belleza de las flores,
en la salud de una persona,
que se refleja en
sus cabellos,
en su piel,
en el brillo de sus ojos,
o siento por donde pasa el amor,
por cierto, hoy me sonrío una nena,
tendría 3 añitos,
fue tan bella su sonrisa,
que sentí su amor
dar calor a mi corazón,
fue un momento mágico,
un angel me sonreía.

Tambien me agrada
sentir pasar la brisa
o cuando el sol toca mi piel..
yo escucho la musica del universo,
de la lluvia al caer..
Me gusta sentir las caricias o el abrazo
del amigo sincero,
verme en sus ojos como en un estanque.
Me gustaría tocar a los seres queridos
y no sentirlos tan lejos
como estrellas.
Quisiera oir sus voces,
como el canto de pájaros.