Contágiame, señor Fuego
Alma D. Cavazos


El silencio se queda sólido

Los murmullos padecieron

El viento se bloqueo en el tiempo,

Los objetos liquidaron sus estacionamientos

El olor del perfume se licuo entre la soledad y el misterio.

Contágiame, señor fuego

Hazme sentir el calor de tu poder

Que se derriten los bloques de hielos

Agonice el incierto y profundiza el sentimiento

Contágiame, Señor fuego

De  reír y  mentir los adentros

Regresa a mi cuerpo los hundimientos razonables

Contágiame, Señor Fuego

De la llama del perdón y del resentimiento

Agudiza el alma y alerta el corazón

Contágiame, Señor Fuego

Devorar la muerte y levantar la pena

Contágiame, Señor Fuego

Fortalecer mi cuerpo y abandonar lo incierto