Rima y métrica (V)
Edgar Tarazona Angel



LAS FIGURAS LITERARIAS

Esta parte es la más divertida; se juega con las palabras y las imágenes. Claro está que cada poeta maneja los recursos a su alcance de una manera totalmente individual, de manera que en los anales de la poesía se encuentran maestros de la metáfora, del símil, o de cualesquier otra figura poética. Algunos poetas son fríos, sus versos son directos, sin artificios. Otros se pasan de expresivos, de emocionales o sentimentales. Bueno, cada quien tiene su estilo y su forma de decir lo que piensa y siente de la manera que más se acomode con su forma de ser.

Casi siempre oímos o leemos acerca de la Metáfora y el Símil, tal vez son las más utilizadas pero no son las únicas figuras (recursos). La lista incompleta es: La ironía, la paradoja, la antítesis, el símil, la hipérbole (di una lista extensa en Hipérboles paisas), la metáfora, la metonimia, la sinécdoque (estos tres últimos se agrupan bajo la denominación de TROPOS). Tus cabellos son como el oro refulgente (Símil). Tus cabellos son oro puro (metáfora); en el primero se compara y en el segundo se afirma.

Antes de pasar adelante quiero aclarar que esto puede encontrarse con diferentes nombres: Recursos semánticos, Figuras literarias, Figuras retóricas… pero una metáfora (valga como ejemplo) es metáfora donde quiera que se ponga.

 

RECURSOS ESTILÍSTICOS DE CARÁCTER SEMÁNTICO

Basados en la contraposición de ideas

Ironía, paradoja y antítesis

Basados en relaciones de semejanza

Metáfora, imagen y símil

Basados en relaciones de contigüidad

Metonimia y sinécdoque

 

 

La SEMÁNTICA es el estudio del significado de las palabras, por tanto, estos recursos afectan directamente el sentido de los vocablos y su significación dentro de un verso y este en un poema. Como los cuadros son vistosos y una buena forma de resumir, estos recursos semánticos quedan así:

 

RECURSOS SEMÁTICOS

LA IRONIA

Da a entender lo contrario de lo que se dice. La significación real se deduce del contexto. No sólo se utiliza en poesía. Este recurso es bastante usado en el lenguaje cotidiano. Muy frecuente cuando hay regaño a los hijos y las señoras con maridos sinvergüenzas.

¡Muy bonito, muy bonito! Cuando en realidad la acción fue un desastre. En los clásicos Francisco de Quevedo es un maestro de la ironía, igual que su contendor Luis de Góngora.

LA PARADOJA

En esta figura se relacionan ideas o conceptos que parecen opuestos o contradictorios en la estructura superficial pero, en su estructura profunda no lo son.

“Vivo sin vivir en mi

Y tan alta vida espero

Que muero porque no muero”

Santa Teresa de Jesús). En la Biblia se encuentran muchas como: “El que pierda la vida la encontrará” (Jesús)

LA ANTÍTESIS

Consiste en contraponer palabras o frases de significado contrario. No confundir con la anterior.

“desmayarse, atreverse, estar furioso,/ áspero, tierno, liberal, esquivo,/ alentado, mortal, difunto, vivo,/ leal, traidor, cobarde y animoso.” (Lope de Vega)

EL SÍMIL

Se utiliza con mucha frecuencia. Es comparar dos palabras o ideas; se reconoce por el uso de términos: tal, tan, como, igual, parece y todos los que indiquen comparación o paralelismo.

Fiero como un león. Tus dientes semejan perlas finas. El lago tan grande como el mar. Esos ojos azules como el cielo en calma.

LA HIPERBOLE

Es una exageración.

Lanzaba rayos con los ojos.

LA METÁFORA

Consiste en denominar una realidad con el nombre de otra con la cual el poeta establece una identificación por semejanza. No compara, afirma.

Tus labios de rubí. Manos de seda. Cuerpo de gacela. Voz de trueno.

LA METONIMIA

Se nombra una realidad con el nombre de otra con la que tiene una relación de proximidad; como la que tiene un autor con su obra; el contenido y el continente; el lugar y el producto que de él procede, etc.

Poseo un Botero (El autor por la obra). Un vaso de leche (el continente por el contenido). Cien años de soledad es muy interesante (La obra por el autor)

LA SINÉCDOQUE

Es una metonimia en la cual se designa el todo por la parte o la parte por el todo.

Tiene más de mil cabezas de ganado (la parte por el todo)

 

 

Según algunas obras, existen otras figuras como el eufemismo, la personificación, el oxímoron y otras. Les dejo la inquietud. Este artículo no pretende agotar las posibilidades.

Vale la pena insistir en que EL SIMIL Y LA METÁFORA son los recursos expresivos más utilizados en todos los tiempos para dar mayor brillo a un verso. En sí mismos son versos. Y como no hay lección sin tarea, de lo que se trata es de hacer divertido el asunto. Según el tiempo disponible, el interés de mis estimados poetas y sus deseos de poner en práctica estos conceptos, el asunto es bien sencillo.

1.      Revisar los libros, las colecciones de poemas, las letras de las canciones, cuanto papel esté a la mano con versos y buscar estos recursos.

2.      Escribir listados de figuras poéticas disparatadas, ilógicas, anormales, beligerantes, lo que quieran, la imaginación no tiene límites ni ataduras: Un beso de cocodrilo, la caricia de un erizo, Los ojos tiernos de las parcas, los cabellos sedosos de la Medusa… todo es válido.

3.      Intentar escribir un poema con todas las normas del arte poético (menor o mayor, para el caso es lo mismo) y si ven que no pueden ¡qué demonios! Pues sigan con sus versos libres si esa es su voluntad.

4.      A los que les funcione esto de escribir con todas las normas académicas los felicito desde ya. El camino de la perfección es arduo pero no imposible; yo como que me cansé por el camino pero me agrada que otros lo puedan hacer.

Si no los he cansado. Queda una última lección. Debo insistir en que nadie está de vuelta en ninguna rama del saber humano y que siempre hay algo que aprender. Para los más interesados les doy una pequeña bibliografía donde pueden consultar sus inquietudes.

·         LA ENCICLOPEDIA DEL ESTUDIANTE. Tomo 15. Editorial Santillana.

·         El castellano en los clásicos.

·         El arte de versificar (De un amigo de este servidor pero sin publicar)

·         Biblioteca Premium Microsoft Encarta. (Figuras retóricas)

·         LITERATURA PRECEPTIVA. Voluntad editores.