Progreso



“…No iba a regresar a su vida anterior  porque había un antes y un después. Un antes de sabor a ron añejo y un después con olor a hierbabuena fresca.

El regreso a su país iba a ser  importante porque ella tendría que reubicarse.

Ya estaba en un ciclo de avance, de riesgos calculados y decisiones maduras.

Igual que es imposible alterar el curso de un río tampoco sus decisiones de presente y futuro cambiarían por un ciclón…En el fondo de su alma ella sabía que algo GRANDE iba a ocurrir, tan grande que transformaría su vida para siempre…”