Sufre usted de pareidolia
Edgar Tarazona Angel


Nunca había escuchado esta palabra y me quitó el sueño una noche completa, pero me dio pereza levantarme a buscar en Google y cuando amaneció encontré el significado del bendito vocablo y, para completar, descubrí que muchos seres humanos, por no decir todos, padecemos en mayor o menor grado de esta adicción.

Digo adicción y más bien es una manía o costumbre de ver lo que no existe; todos en algún momento suponemos ver algo que no es como animales en las nubes o figuras humanas. Las personas religiosas con un extremo fervor ven la Virgen o a Jesucristo, otros ven animales o el retrato de un ser querido. También a muchos nos parece ver personas idénticas a algún familiar o un personaje famoso.

Que dicen los psicólogos:

Pareidolia: ¿qué es y por qué vemos cara donde no las hay?

Las pareidolias constituyen un curioso fenómeno psicológico, por el cual reconocemos patrones significativos en estímulos que son ambiguos. Esto justifica por qué en ocasiones vemos caras y formas familiares en las nubes, las paredes u otros objetos inanimados.

Cerebro

En psicología se conoce como percepción al proceso por el cual nuestro cerebro interpreta las sensaciones que recibe a través de los sentidos. Uno de ellos se conoce como PAREIDOLIA, el cual nos lleva a percibir rostros humanos en objetos inertes. Aunque pueda parecer un fallo de nuestra mente, lo cierto es que este curioso sesgo tiene una explicación de acuerdo con nuestra evolución como especie.”

Ver lo que no es en las nubes, en una planta, una mancha en la pared o el fondo de la taza de chocolate no tiene nada de malo, pero es la pareidolia colectiva la que puede transformarse en histeria y alucinaciones, cuantas veces se desencadenan romerías multitudinarias a un sitio donde una mujer encontró una mancha en la pared similar al Divino rostro, o la Virgen María en el tronco de un árbol.

Por lo general las visiones pareidolias son inofensivas, cuando son individuales, es más, muchos estamos seguros de haber visto algo que no era, confundimos una persona con otra que ya falleció tiempo atrás o pretendemos escuchar voces o sonidos inexistentes.

No estoy seguro que esta última sea clasificada como pareidolia, pero, así como yo no pude soportar la duda ahí les dejo esa palabreja y su significado.

Por ahora sólo veré ovejas en las nubes y trataré de no asimilar una cara o un ser humano a un recuerdo. Hasta los científicos han caído en esta curiosa manía y a lo largo de la historia de algunas ciencias como la astronomía han creído ver rostros y figuras humanas en la superficie de algunos cuerpos estelares como en la luna y Marte, principalmente.

Para terminar, quiero recordar algunos casos muy curiosos como el del pez que, supuestamente, tenía un número grabado en el hígado y los habitantes de ese poblado rivereño apostaron dinero en el Chance y ganaron. Hay otros casos de suerte al ver números en una fruta o un árbol, bueno, en este mundo todo puede suceder.

Los dejo con su imaginación predispuesta a ver números de suerte o la figura del abuelo en las nubes.