Las trampas de la mente (I)
Edgar Tarazona Angel


Estoy preocupado, en los últimos meses me han sucedido varios casos que quiero comunicar, tal vez a otras personas también les ocurran y me van a entender.

Voy a empezar con el de la semana pasada; llegué de la calle y le dije a mi señora que me había encontrado con Arístides, un amigo de muchos años y nos saludamos de afán porque ambos teníamos prisa.

Me dijo: “no sea mentiroso, ese señor falleció durante la pandemia…” Yo me quedé pensando con la seguridad de que si era él y me dije “con razón está tan desmejorado”.