"Escribir para mí ha sido un espacio de libertad": Diamela Eltit
Washington Daniel Gorosito Pérez


La escritora Diamela Eltit (Santiago de Chile 1949), ganadora del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2021 dijo que “la literatura es crucial en tiempos adversos”. El 27 de noviembre durante la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la más importante de América Latina recibirá el galardón.

La vocera del jurado del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2021, Lorena Amaro Castro, externó que Diamela Eltit fue designada ganadora “por la profundidad de su escritura única que renueva la reflexión sobre la literatura, el lenguaje y el poder en el cambio de la época contemporánea, en tiempos de pandemia, migraciones, depredación y devastación ambientales”.

“Su trayectoria trasciende las convenciones literarias para dialogar con la visualidad, la crítica, el feminismo, el sicoanálisis y las teorías contemporáneas poshumanistas”; agregó que el fallo del jurado fue unánime.

Diamela se reafirmó robusta en su compromiso literario, porque siente que cuando escribió su primera novela (Lumpérica 1983), viendo el texto como desafío y, por tanto “un terreno de incertidumbre” que, a la vez, es un espacio de libertad, de plenitud, de “poder salir de la vida cotidiana e ingresar a ese territorio abierto”.

La galardonada afirmó que en el Premio FIL, hay equidad entre hombres y mujeres y mencionó que así debería ser el horizonte literario. “No biológico, sino cultural, donde los textos habiten las plataformas de la escritura”.

Recordó que llego a México tras vivir 17 años la dictadura de Pinochet y no podía creer lo que veía.; fue salir de la penumbra a la luz que ya había olvidado, había olvidado que se podía hablar y sentarte sin miedo al lado de alguien.

“México para mí es un lugar sagrado por todos esos elementos que están desde lo plural de sus grupos originarios. Su historia antigua, sus ciudades extraordinarias y la cultura que nunca ha dejado de estar presente y que ha sido estimulada por los propios mexicanos".

“Leí mucha literatura mexicana y tengo un estante mexicano en mi cabeza, tuve la suerte de compartir con Margo Glantz y con Elena Poniatowska de manera bastante cercana. Y Rulfo es un referente para pensar estéticas y pensar cómo lo popular adquiere una dimensión muy extraordinaria y plural a partir de las poéticas”.

Para Dianela Eltit, la literatura ha sido crucial en tiempos adversos. “He leído en esos tiempos, he pensado esos tiempos, he ido más atrás y más delante de su tiempo, no necesariamente la literatura es crónica o periodismo sino también es unir eventos”.

“El gran trabajo de la literatura es al interior de la propia literatura en el sentido que precisamente la enfermedad, el hambre, la violencia, la no equidad forman parte del gran álbum, el estante, la biblioteca literaria desde la literatura griega en adelante y no ha dejado de resonar en esa sintonía para resistir los embates de todos los tiempos”.

“Mi gran tarea tiene que ver con el deseo y la producción de obras, no pienso que alguien me dé un premio, nadie me debe nada, mejor dicho, escribir para mí ha sido un espacio de libertad y eso es plenitud”.