Peri Rossi, la escritora “insumisa” recibió el Cervantes 2021
Washington Daniel Gorosito Pérez


Cristina Peri Rossi se encuentra en un estado de salud delicado, aquejada de broncoespasmos desde noviembre, por lo que no pudo recibir de manos del rey Felipe VI en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, el Premio Cervantes de Literatura 2021, el galardón más prestigioso de las letras en español que no se concede por una obra específica, sino por la totalidad de su aportación a las letras hispánicas.

Por lo tanto delegó dicho honor en la argentina Cecilia Roth para que la representara. Roth, actriz de teatro, cine y televisión que hace unos días recibió la Medalla de Oro de la Academia de Cine español, también ha sido ganadora de dos premios Goya y del Cine europeo.

El jurado destacó de Peri Rossi: “su trayectoria como una de las grandes vocaciones literarias de la actualidad en una gran variedad de género y su compromiso continuo con temas contemporáneos como la condición de la mujer y la sexualidad”. También recordó la marca del exilio en su vida al señalar que su obra “puente entre Iberoamérica y España, ha de quedar como recordatorio perpetuo del exilio y las tragedias políticas del siglo XX”.

En su discurso de aceptación que fuera leído por Cecilia Roth, recordó a Marcela, un personaje que aparece en el capítulo XII de la novela el Quijote: “Marcela es codiciada y asediada por los hombres por su belleza y por su riqueza.

La acusan de ser culpable del suicidio de Grisóstomo, al que se negó y en un sorprendente discurso rechaza a los hombres, al matrimonio y a las relaciones de poder entre los sexos: reclama su libertad y para eso se aísla de la sociedad y se refugia en el campo, como una pastora más”, explicó en su discurso. Marcela, al cabo de las páginas, sería vista como “histérica, frígida y neurótica, al no asumir el rol que le asignaba la sociedad patriarcal”. Una lección valiosa en la vida de la autora.

En una entrevista que le hiciera Radio Nacional de España (RNE) tras recibir la noticia del Premio Cervantes dijo: “Quizá haya sido un acto de justicia, uno de los pocos que he tenido que conocer en una vida muy dura en la que he estado en riesgo tantas veces”.

La poetisa nacida en Montevideo, Uruguay el 12 de noviembre de 1941, hija de inmigrantes italianos, su madre que era maestra, la instruyó desde pequeña en el amor a las letras, la música y la ciencia. En sus inicios estudió Biología para después culminar la Licenciatura en Literatura Comparada, egresada del Instituto de Profesores Artigas, ejerció la docencia e inicio su carrera literaria en 1963 con la publicación de Viviendo, una recopilación de cuentos, seguidos en 1968 de Los Museos abandonados y en 1969 por El libro de mis primos.

Años después en 1972 debió exiliarse en España durante la dictadura cívico- militar. En 1974 huyó a París con la ayuda de su amigo el escritor argentino Julio Cortázar; en 1975 obtuvo la nacionalidad española y diez años después con el retorno a la democracia en su país, recuperó la uruguaya, eligiendo a partir de entonces seguir exiliada, externó que “una escritora debe sentirse incómoda para escribir bien”.

De ahí que el exilio, junto a la soledad y la partida, juegan un papel importante en su obra lo que la llevó a que alguna vez afirmara sobre este tema: “La Misión del exiliado es luchar contra el olvido”. Con referencia a este tema, en el prólogo de su obra Poesía reunida”, cuenta que dudó antes de publicar Estado de exilio: “No hice ningún esfuerzo por publicarlos (refiriéndose a los poemarios Estado de exilio- 2003 y Descripción de un naufragio- 1975). No sólo porque posiblemente no hubieran pasado la censura franquista, sino por una especie de pudor: no me gusta llorar en público, y pensaba que esos poemas nacidos de un dolor colectivo, iban a acentuar la sensación de desarraigo, de desgracia, de tragedia”.

En 1975 recibirá la nacionalidad española: una vez más en sus poemas, en esa otra tierra la del exilio, es la posibilidad del descubrimiento donde el amor surge como una forma del combate y la resistencia:

Para que yo pudiera amarte

tuve que huir en barco de la ciudad donde nací

y tú combatir a Franco.

Parte de su discurso de aceptación en la voz de Roth se refirió al exilio: “Tuve que exiliarme de la dictadura uruguaya porque, como Casandra había advertido y denunciado su llegada y, como castigo, mis libros y hasta la mención de mi nombre fueron prohibidos. Salvé la vida milagrosamente y vine a parar a España, donde otra feroz dictadura oprimía la libertad. Convertí la resistencia en literatura. He intentado, como Doña Quijota, desfazer entuertos”.

En el 2009 a RNE en una entrevista le dijo: “Debido al exilio fui víctima de la nostalgia, que siempre idealiza, y como toda poeta soy nostálgica y melancólica. Margaret Atwood dice algo así: la poesía se nutre de la parte melancólica del cerebro”. “Si un narrador es bueno, como Proust, se dice que su prosa es poética; pero de Baudelaire no se dice que recuerda a la prosa”. Hermosa comparación la de la escritora para establecer la supremacía de la poesía.

Peri Rossi ha sido la única mujer vinculada al boom latinoamericano En una entrevista para El Cultural, Peri Rossi dijo: “Los poetas debemos escribir lo que la gente dice bajito”.

En su discurso afirmó que: “Mientras algunos se dedican fanáticamente a hacerse ricos y a dominar las fuentes del poder, otros nos dedicamos a expresar las emociones y fantasías, los sueños y los deseos de los seres humanos”.

La actual guerra Ucrania- Rusia, estuvo presente en su mensaje: “Podría escribir los versos más agradecidos esta noche, y cumpliría con mi misión de escriba, aunque los versos no salvarían a lo que mueren por las bombas y misiles en la culta Europa”.

El Ministro de Cultura, Miguel Iceta, al hacer el laudatorio, externó que: “La insumisión (de Peri Rossi) nace movida por el deseo: primero de amar, luego de saber y de hacer para confluir en el de nombrar”. Citó posteriormente una líneas de las memorias de la escritora, La insumisa: “Aprende la lección: las mujeres no escriben y cuando escriben, se suicidan”.

Felipe VI se refirió a la escritora: “En su ausencia, que lamentamos tanto, queremos darle las gracias por haberse mostrado a menudo, rebelde, insumisa, y transgresora, distinta, en suma; gracias por los caminos vitales y literarios que ha abierto, para ensanchar el patrimonio del imaginario a una y otra orilla del océano, sorteando a menudo en la vida y en la literatura los senderos trillados”.

Vaya mi humilde homenaje a esta escritora compatriota que recibió el Cervantes 2021, con este poema de mi autoría y el deseo de una pronta recuperación:

 

 

CRISTINA POESTISA INSUMISA

“Literatura último recurso contra la barbarie”.

Cristina Peri Rossi

Ayer Montevideo

ciudad triste

de barcos y emigrantes,

rambla y puerto.

Hoy Barcelona,

ayer partida,

dormida ,

soledad , dolor, vacío del exilio.

Emigrante,

otra vez,

rambla y puerto.

El exilio para ti será

un género literario.

Poetisa osada, activista, erótica, insumisa.

Ante la barbarie,

empuñaste la mejor arma:

la palabra,

la acción de libertad.

Tú paisaje,

el mar,

tus barcos inspiradores,

nacerá la barca transporta palabras.

El naufragio,

la gran metáfora poética,

amar es navegar

navegar es necesario

y a veces naufragar.

El barco en ocasiones se parte en dos.

Partir es siempre, partirse en dos.

Cristina con tú tono rioplatense,

el exilio no lo quitó, lo reafirmó,

pero muchas veces

quita el sueño.

Te desvelas

y tú pluma excitada

escribe

¡poemas insumisos!