Encuentro con Gorosito...
Rafael Cadenas, poeta venezolano gana el Cervantes 2022


El Premio Cervantes de Literatura, el más importante en lengua castellana fue concedido en su edición 2022 al poeta Rafael Cadenas (Barquisimeto, Venezuela, 1930). Cadenas radica en Francia y además de poeta es ensayista, traductor y docente universitario. En el 2005 se le nombró doctor honoris causa en la Universidad Central de Venezuela donde era profesor de la Escuela de Letras de poesía española y estadounidense.

El escritor es considerado una de las voces poéticas más interesantes, coherentes y sólidas de la región latinoamericana. Su poesía de fina sensibilidad reivindica la sencillez y la humildad sin renunciar a tratar los grandes temas universales de la existencia humana; la misma está estrechamente vinculada con el pensamiento filosófico.

Cadenas ha mostrado su admiración por el filósofo austríaco Karl Kraus (1874- 1936). También ha profundizado con gran interés en el estudio de la psique y concepciones como el hinduismo, el taoísmo, el zen y algunos místicos occidentales como Alan Watts, filósofo y sacerdote anglicano que popularizó las filosofías asiáticas en Occidente en el pasado siglo XX:

Desde su juventud, Cadenas se reveló como el escritor que llegó a “hundir las manos en el agua y atrapar las diversas imágenes que en ella forman”, por lo que en su obra la palabra es una pasión, un lenguaje “siempre al borde de descubrir el mundo”.

El Ministro de Cultura español, Miquel Iceta anunció “que el jurado reconoce la trascendencia de un creador que ha hecho de la poesía un motivo de su propia existencia y la ha llevado hasta alturas de excelencia en nuestra lengua”.

“Su obra es una de las más importantes y demuestra el poder transformador de la palabra cuando la lengua es llevada hasta el límite de sus posibilidades creadoras”, ha añadido el jurado.

Cadenas “hace destilar de las palabras su esencia deslumbrante, colocándolas en el territorio dual del sueño y la vigilia y haciendo que sus poemas sean una honda expresión de la existencia misma y del universo, poniéndolas también en una dimensión que es a la vez mística y terrenal”.

A continuación, comparto el poema titulado “Una isla” que fuera escrito en 1958:

 

Si el poema no nace, pero es real tu vida,

eres su encarnación.

Habitas

en su sombra inconquistable.

Te acompaña

diamante incumplido.

 

En su extensa trayectoria, el poeta, ha recibido gran cantidad de premios entre los que destacan el Reina Sofía en 2018, convocado por la Universidad de Salamanca; el Premio de Literatura Filcar en 2017; el Premio Federico García Lorca en 2015; el Premio de Literatura en Lenguas Romances de la Feria Internacional del libro de Guadalajara- México en 2009 y el Premio Nacional de Literatura de Venezuela en 1985.

Los siguientes títulos integran su obra poética: Cantos iniciales (1946); Una isla (1958); Los cuadernos del destierro (1960 y 2001); Derrota (1963) símbolo de una generación; Falsas maniobras (1966); Intemperie (1977); Memorial (1977); Amante (1983 y 2002); Dichos (1992); Gestiones (1992); Antología (1958- 1993) (1996- 1999); Poemas selectos (2004, 2006, 2009); El taller de al lado (2005)- conjunto de sus traducciones- Sobre abierto (2012); y En torno a Basho y otros asuntos (2016).

En la década de los 60 revolucionó la poesía venezolana con “Derrota” que aquí comparto:

 

Derrota (1963)

Yo que no he tenido nunca un oficio

que ante todo competidor me he sentido débil

que perdí los mejores títulos para la vida

que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)

que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos

que me arrimo a las paredes para no caer del todo

que soy objeto de risa para mí mismo

que creí que mi padre era eterno

que he sido humillado por profesores de literatura

que un día pregunte en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada

que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida

que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo

que tengo vergüenza por actos que no he cometido

que poco me ha faltado para echar a correr por la calle

que he perdido un centro que nunca tuve

que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo

que no encontraré nunca quién me soporte

que fui preferido en aras de personas más miserables que yo

que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces

más burlado en mi ridícula ambición

que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados

que yo

(“Ud. es muy quedado, avíspese, despierte”)

que nunca podré viajar a la India

que he recibido favores sin dar nada a cambio

que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma

que me dejo llevar por los otros

que no tengo personalidad ni quiero tenerla

que todo el día tapo mi rebelión

que no me he ido a las guerrillas

que no he hecho nada por mi pueblo

que no soy de las FALN y me desespero por todas esas cosas y por

otras

cuya enumeración sería interminable

que no puedo salir de mi prisión

que he sido dado de baja en todas partes por inútil

que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día

sereno

que me niego a reconocer los hechos

que siempre babeo sobre mi historia

que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento

que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido

encontrarlo

que no lloro cuando siento deseos de hacerlo

que llego tarde a todo

que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas

que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable

que no soy lo que soy ni lo que no soy

que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas

horas

haya sido humilde hasta igualarme a las piedras

que he vivido quince años en el mismo círculo

que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he

logrado

que nunca usaré corbata

que no encuentro mi cuerpo

que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido

derribarme

barrer todo y crear de mi indolencia, mi flotación,

mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente

me suicido al alcance de la mano

me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir

burlándome de los otros

y de mí hasta el día del juicio final.

 

Rafael Cadenas será el primer escritor venezolano en recibir el Premio Cervantes de Literatura, como es tradicional el galardón le será entregado el 23 de abril del 2023 en el paraninfo de la Universidad Alcalá (Madrid), fecha que se conmemora el Día del Libro, efeméride de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra.

Refiriéndose a la poesía, en una entrevista con El País de Madrid en 2014, Cadenas afirmó: “La poesía es todopoderosa e insignificante”. “Insignificante porque su influencia en el mundo es mínima. Poderosa por su relación con el lenguaje. La política vacía de sentido las palabras- democracia, justicia, libertad-, los poetas llaman la atención sobre ese vacío. Las palabras pierden su valor si no se corresponden con la cosa que designan. No es nada nuevo. Confucio lo llamaba “rectificación de los nombres” y eso es un poeta: alguien que rectifica”.

¡Hasta el próximo encuentro…!