A veces...
Pily Rivera



A veces hay que permitirse explotar.

Estallar en llanto, en gritos, en trazos.

Sacar afuera lo que aprieta adentro.

No guardarse nada.

Des-silenciarse .

Des-asfixiarse .

Abrazar la propia fragilidad oculta,

abrirle la puerta.

Acariciarla con delicadeza.

Y cuando la tormenta de dolor pase,

juntar los pedazos, uno a uno

y rearmarse.

A veces hay que permitirse liberar.